Paso por Castilla

Confusas se  suceden las horas

se dirigen, inciertas, hacia el fin de destino

mientras el paso, incierto,

se encamina con la prisa

hacia viejos escombros

que se hicieron tras las cruentas guerras

que todas padecimos.

Sin aliento, sin juicio,

con el paso cruzado

caminando despacio,

sin pausas ni mayores destinos.

Quietos, los minutos callados

que se funden despacio

entre piedras quebradas

vestidas de ese moho

que las cubre en adviento.

Confuso, el tiempo pasa, quieto

como si no pesara

como si fuera soplo

que macera la vida.

y la tierra se aplana…

se seca, apergamina y hiere

a los ojos, con sus securas leves.

El polvo de Castilla

conquistó tierras bravas

devolviendo miradas

que duelen de puro escuetas

con llanuras enfermas

de piedad contenida

y de raso cielo, cubierta.

Desnudamos los ojos

de los verdes umbrosos

que nos dejan los nortes

de camino a los llanos.

Castilla nos recibe

con un liviano aliento

derrochando contumaces nostalgias

el tiempo queda yerto

  1. M. Toca

Tren de camino a Madrid—15-11-2019. 7,30.

 

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La ciudad está en calma

Aún no amaneció, la ventana está oscura

como boca lobuna…

Una cortina negra se extiende ante los ojos.

La noche está cerrada

ni tan siquiera una luna pequeña

ilumina el silencio

de esta mañana oscura

en que no ha amanecido.

La noche está cerrada

y los ojos se pliegan ante la casa quieta

que aun yace dormida.

Hay pasos que se escuchan

entre gotas de lluvia

por la ciudad que duerme…

cansada…Apenas unas luces asoman

por  algunas ventanas,

que se encienden a ratos,

parpadean con sueño

pareciendo unas fauces pequeñas.

La ciudad está en calma.

El silencio estremece…

mientras las gotas de agua

que caen desde el cielo, se mecen

y se funden, grisáceas,

entre el lodo y la muerte.

La ciudad está en calma.

El silencio se huele.

Tren hacia Madrid, 11-11-19.  7,25.

Publicado en poema | Deja un comentario

Desasosiego

Se me cansaron las carnes del empeño

las sienes me golpean con latido

de corazón escarmentado

que late, apenas, con el lento golpe

de quien ha sido vilmente traicionado.

Los puños se me abren

de tanto golpe banal y desafío

como cubrieron las luchas

que me enfrento, cada día.

Al despertar en madrugada

se me hielan los recuerdos del pasado…

mientras la pereza se me engafia

aleteando entre las sábanas

o el sudario, que no sé bien,

quien tapa mis sueños cuando duermo.

La boca se me seca por el grito,

y la garganta se cierra con espanto

mientras escucho el canto perentorio

que me enhebra, el pájaro maléfico,

que me canta el desasosiego mañanero.

María Toca.

Santander-8-11-2019. 13,45.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

No hay fin, solo camino

De camino hacia el muro

donde dejo las horas

de caminos inciertos

y de instantes escuetos,

me licencio de espantos,

me desnudo de horrores

y camino despacio

procurando ser lenta

siempre dejando  huellas

de los pasos quebrados.

De paseo por lares

donde nuca te encuentro

pero veo mil flores

con espinas dentadas

que rasgan las razones

tal que abriendo las carnes

y sacando temores.

No llego a ningún sitio

porque no llevo meta

ni fin, ni concierto…

tan solo elevo  pasos

cubro mil carreteras,

porque el camino es fin

y no existe el designio

que la meta, de estar,

se encuentra en las estrellas.

María Toca

Santander- 03-11-2019. 14,0

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Día de Difuntos

Continúan silencios arañando paredes
tal que fueran las siniestras sombras

que  siempre se yerguen

con su paso leve,  andando despacio,

dulce compañía, con las que me amigo

y de vez en cuando  caminan mis rastros.

Día de difuntos que hoy celebramos

 se agria a ratos con  la mansedumbre
mientras  me solazo con vanos recuerdos,

penas olvidadas , algunas, otras postergadas

al desván donde guardo los viejos quebrantos.

Porque hay heridas que ni curan ni cierran
y se quedan, perdidas, entre las paredes

de un cuarto silente, como tumba antigua

 saliendo, a veces…solo algunas veces.

Están donde viven los recuerdos viejos

que abruman y mecen la tristura tierna,

las más, abrigan, ofrecen amparo

y acompañan tal que amiga añeja,

fieles, porque siempre vuelven

de visita leve, o como residentes.

  1. M. Toca

Santander-1-11-2019. 11,18

 

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Lágrimas de lluvia

Entre las nubes anchas que cruzan lentamente

y el acidulado mar que contemplo en la tarde

se me escurren las horas. Abrazo la tristura

de esos soles que pasan, con el lento mirar

de una jornada incierta, que se escapa tan lenta

que apenas deja huella, ni recuerdo, ni sombra.

Esa lenta agonía que no mata ni apaga

  tan dulce que nos  mece los  sueños

 de tristuras vacías; hoy, aquí, en esta hora,

me deja con los ojos abiertos,

mientras la lluvia queda,

 desliza su apergaminada huella

por el cristal ; y mi cuerpo se abreva,

se funde, hasta hacerse todo agua

y correr  cual manantial,

en pos de  esas lágrimas que son vida

y dan forma al silencio que se descubre

cubriendo cual visillo el momento vital.

 

 Porque apenas somos tan solo unas lágrimas

que Dios vierte en la tierra, al fin,

como cualquiera, nos fundimos en agua,

polvo y un poco de sal.

María Toca

Santander-29-10-2019. 18,27.

 

Publicado en poema | Deja un comentario

Cortas, las palabras

Que cortas, que banales se me quedan las palabras

que busco y apenas encuentro, que breves

y concisas son a veces.

Las palabras,

cuando quieren contar tantos desmanes

dolores, heridas, cicatrices

y no encuentro vocablos que den alas

a lo que quiero expresar, con mis palabras.

Que breves y precarias son las voces

con las que intento contar tantas historias.

Viejos cuentos que socavaron vidas

batallas perdidas y sufridas sin decoro.

Derrotas, derrotadas, poseídas de mil flores

que llevar, cautas y sentidas, a sus muertos.

Ellas, las mujeres. Ellas que lucharon silentes,

ardorosas, cuando la negra noche

vino a llevarse a los hijos concebidos en su vientre.

Oscuras mujeres, que tomaron las riendas

y callaron, sorbiendo lágrimas de espanto

aguadañadas en la esquina de la muerte.

Por eso digo, que breves, que concisas,

que erróneas son siempre mis palabras

para contar tanto dolor y tanta lucha

de las que perviven en la memoria

y se hacen eco de tanta función inacabada.

María Toca

A todas las que fueron y serán reprimidas, víctimas de guerras, de represiones tan oscuras. Las hermanas, las mujeres.

Santander -07-10-2019. 19,24

 

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario