5 minutos tan solo

Me gusta llevar mochila ligera

y tener la puerta abierta.

Me gusta cruzar el lecho

con mis piernas, sin reserva…

Me gusta comer despacio

a la hora que yo quiero

y cantar como una loca

a cualquier hora del día.

Dormir, reír o marchar

sin cuenta ni parsimonia

como  pájaro en libertad

 haciendo a toda hora

mi santísima voluntad.

Sí, todo eso y más.

Me gusta, volar en paz.

Seguro, aunque he de confesar

que cada día que pasa,

cinco minutos, no más,

añoro el abrazo cálido

o la voz que me reclame

con sutil banalidad

que soy su vida y me ama

por encima y por demás.

Son solo cinco minutos,

lo juro, solo y no más,

en que me dejo llevar

por esta debilidad…

Luego repongo mis fuerzas,

zureo presto mis alas

y me vuelvo presta a volar

sin pausa ni equidad.

María Toca

Santander-1-11-2019. 21,03

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Plomo en domingo

Enciendo el infiernillo que tengo a los pies,

recojo la falda y el mantón lo voto en mis hombros

con la fuerza de quien tapa las mentiras y las borda

en el soslayo de la camisa que me pongo,

con hilo fino las enhebro a mis adornos

y en silencio camino hacia el abismo.

El abismo que se abre como boca cimentada

y quiere devorar lo que yo escribo

porque no hay solaz más esgrimido

que la poesía labrada en dura piedra

y mentada, como se hace, con mentiras

mientras se deslavan las verdades

al unísono de una lluviosa e invernal

tarde, perdida, de domingo…

El zureo de palomas encendidas

se me agitan entre el pecho y el camino

que sigo, con mis letras, de castigo

y hago plomo cuando quiero solo

hacer camino.

María Toca

Santander-1-12-2019. 19,20.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Mi casa

Mi casa tiene libros, muchos,
en todos los rincones.
Flores, también las tiene,
para dar alegría
y perfumar la vida,
en cada esquina.
Un sol que la ilumina
y una niña, que llena con su risa
los corazones.
Mi casa es pequeña, no tiene nada
tan solo unas ventanas
por las que cada noche,
se asoman, desvergonzadas,
un mar de estrellas.
Mi casa tiene abiertas
siempre las puertas
para que la visite
quien lleve el alma alerta
y a flor de tierra.
M. Toca

Publicado en poema | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Camino de espectros

Será por las cadenas que ciñen hoy mi espalda

que el  rastro se diluye y acompasa la huella

la cansina senda que la mudez que aplana.

Será por tantas cosas…quizá por la templanza

que me dobla y me brida y me rompe la espalda.

Las piedras del camino se me tornan cual fieras

y en cada zancada se me arranca la fuerza

mientras densas nubes escapan

y dejan largos  flecos, sobre la frente ahumada.

Allí, en lontananza, se auguran las estrellas,

céfiros que engalanan la oscura noche en sombras

y tras la luenga loma, se eriza un mar de espectros,

son todos los que amamos que vienen a buscarnos.

Bocas, manos, sudarios que danzáis por los brezos,

jirones que sucumben a las luces calladas

 se erigen en testigos, de  cabriolas sin nervio.

Y allí, mientras camino, me abrazo  a vuestras sombras,

 unida a los espectros,  me hago una con ellos.

María Toca

Santander-22-11-2019. 22,16.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Paso por Castilla

Confusas se  suceden las horas

se dirigen, inciertas, hacia el fin de destino

mientras el paso, incierto,

se encamina con la prisa

hacia viejos escombros

que se hicieron tras las cruentas guerras

que todas padecimos.

Sin aliento, sin juicio,

con el paso cruzado

caminando despacio,

sin pausas ni mayores destinos.

Quietos, los minutos callados

que se funden despacio

entre piedras quebradas

vestidas de ese moho

que las cubre en adviento.

Confuso, el tiempo pasa, quieto

como si no pesara

como si fuera soplo

que macera la vida.

y la tierra se aplana…

se seca, apergamina y hiere

a los ojos, con sus securas leves.

El polvo de Castilla

conquistó tierras bravas

devolviendo miradas

que duelen de puro escuetas

con llanuras enfermas

de piedad contenida

y de raso cielo, cubierta.

Desnudamos los ojos

de los verdes umbrosos

que nos dejan los nortes

de camino a los llanos.

Castilla nos recibe

con un liviano aliento

derrochando contumaces nostalgias

el tiempo queda yerto

  1. M. Toca

Tren de camino a Madrid—15-11-2019. 7,30.

 

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La ciudad está en calma

Aún no amaneció, la ventana está oscura

como boca lobuna…

Una cortina negra se extiende ante los ojos.

La noche está cerrada

ni tan siquiera una luna pequeña

ilumina el silencio

de esta mañana oscura

en que no ha amanecido.

La noche está cerrada

y los ojos se pliegan ante la casa quieta

que aun yace dormida.

Hay pasos que se escuchan

entre gotas de lluvia

por la ciudad que duerme…

cansada…Apenas unas luces asoman

por  algunas ventanas,

que se encienden a ratos,

parpadean con sueño

pareciendo unas fauces pequeñas.

La ciudad está en calma.

El silencio estremece…

mientras las gotas de agua

que caen desde el cielo, se mecen

y se funden, grisáceas,

entre el lodo y la muerte.

La ciudad está en calma.

El silencio se huele.

Tren hacia Madrid, 11-11-19.  7,25.

Publicado en poema | Deja un comentario

Desasosiego

Se me cansaron las carnes del empeño

las sienes me golpean con latido

de corazón escarmentado

que late, apenas, con el lento golpe

de quien ha sido vilmente traicionado.

Los puños se me abren

de tanto golpe banal y desafío

como cubrieron las luchas

que me enfrento, cada día.

Al despertar en madrugada

se me hielan los recuerdos del pasado…

mientras la pereza se me engafia

aleteando entre las sábanas

o el sudario, que no sé bien,

quien tapa mis sueños cuando duermo.

La boca se me seca por el grito,

y la garganta se cierra con espanto

mientras escucho el canto perentorio

que me enhebra, el pájaro maléfico,

que me canta el desasosiego mañanero.

María Toca.

Santander-8-11-2019. 13,45.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario