Miedo

Como un soplo de frío

que horadara la nuca

lo siento acercarse

silente, caminando despacio,

como si no sintiera

el aliento  aterrado

y la noche tan fría.

Un susurro al oído

es un grito de espanto

que en las noches vacías

me camina despacio.

Es el miedo al olvido

es la noche del alma

es esa nube fría

que me cala  la entraña.

No le temo a la fuerza

ni al dolor ni a la muerte

es al soplo impío

que me ensucia y me pierde.

Soledades umbrías

crepúsculos bastardos

que me huelen a muerte

y me saben a miedo.

María Toca

Santander-17-07-2018. 0,01.

Publicado en poema | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La locura

Atada con un nudo a la cordura,

levemente  ligada, casi suelta,

por un cordel fino, invisible,

sutura de la frágil complacencia

que une la prudencia a la locura.

 En las nubes, la cabeza bien altiva

levemente inclinada y a la vista

del horizonte que me nubla

contemplando el camino

que se resta por andar en lontananza.

Y en lo alto, la longeva  vesania

que me nubla la cabeza y el aroma

del rocío en la mañana

lavándome la cara, bien lavada,

antes de caminar por el mundo

labrado a golpe de sueño y fantasía.

Los pies horadando la tierra,

levantando el polvo al caminar

y la cabeza solapada por las nubes

en derroche de  locura

que intento esconder y no se puede

porque lo evidente, no precisa

ni demostración alguna

ni un tímido reproche.

María Toca

Santander- 16-07-2018, 23,46

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

De fiesta

Vestirme de fiesta quisiera,

arrancarme la piel marchitada

y colgarme otra de reserva

para ir de tu brazo, pintada,

como se va a la fiesta sagrada.

 

Calzar con tacón de costumbre

arrabalera y luciente hermosura

cual antes de que el tiempo

pasara despacio y me marchitara

el cuerpo. Y mis sienes

se tiñeran por siempre de blanco.

 

Llevar en el brazo las flores de estío

y en la pechera dos senos floreados

enhiestos,  lustrados

por tu mano, antes de vestirme.

 

Y mirarme en tus ojos

que  embelesados contemplan

 la fresca hermosura , siempre enamorado;

y  mi mano, reposando en la tuya,

confiada,  sin jamás tener que eludir

los llantos, que asolan mi cara

cuando no estás conmigo

ni veo tu cuerpo serrano.

María Toca

Santander-15-07-2018. 19,17

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Ser y no ser…

Ese no ser , estando quieta

que el viento quiebra con su fuerza

y mece la piel vuelta violeta

cuando la descarada madrugada

asoma por aquella ventana bien cerrada.

Estar, estando y no estar,

ungida por sueños o tristuras

esperando, que la llama del fuego

que incendia, se fragüe con tibio halo

y nos deje las volutas de su llanto

envuelta en brasas libres

que calcinen cuerpos y libren llantos.

Esa voladura de cabeza…

ese no estar. Ese no ser  que me espanta

y deja el alma  balanceada

como caireles que bailaran al son

de una brisa suave que los mece.

Esa sonrisa solapada

que por decir, no dice nada

mientras los ojos despiadados

se asoman, sin ver, por la montaña.

Dormida, o soñando, tal vez

en suave equilibrio con la danza

que contornea justo entre la vigilia

y la tenue y contenida fantasía

María Toca

Santander-12-07-2018. 19,54.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Soledades

 

Apretando el paso, camino despacio

hacia la vereda, preñada de flores,

tañida con sonidos hueros

de mil pajaradas

que amplias, levantan el vuelo.

 

Se me vuelve el alma del revés incierto

la suave algarada donde me despierto

y encuentro las sábanas, mojadas y hueras

dibujando un cuerpo de anchas espaldas

y largos silencios.

 

Soledad umbría. Sueños atrasados

donde la vereda esculpe su mano.

 

Anoche, apenas dormida

 soñé que te amaba

que en la soledad, quebrabas

mi cuerpo y con suave mano

dibujabas cruces sobre mi tormento.

 

Soñé que te ibas y lento abrazabas

mi piel y tus sueños.

 

Desperté quebrada, rota, malherida

con flecha clavada de sutiles llantos

que frágiles manos ataban con prisa

a mis soledades y a tus recuerdos.

María Toca

Santander-14-07-2018, 0,04

Publicado en poema | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Trueque

Arañaría la afrenta que me haces

y mi piel se haría de madera

tras las luces opacas que deslumbran

mi ojos, y tus frías palabras.

Sumirme en el silencio de los justos

hacerme piedra de cantera

y luego, insuflar fuego a mi sangre

para que se abra, toda entera,

a tu paso por el rincón oscuro.

Mimetizar con los cantos de los ríos

que se desprenden y ruedan

bajo el impulso del agua

que llega y se los lleva,

hasta donde nunca jamás están.

Piedra o sol, o trueque de costumbres

así trasformaré mi condición,

a poco que te inclines a besarme

o admitas que mi piel se trocó tuya

y que al grito del amor se sucumbió

María Toca

Santander-08-07-2018. 20,32

Publicado en poema | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Desvaríos

Entre cansado y somnoliento

ido, perdido o encontrado,

hallé tu ojos color miel

sembrados  de rocío y primavera,

entre el estiércol y teas encendidas

de la decepción y la miseria.

Encontré en esa piel canela

la patria conocida, y no por eso

menos buscada. Y añorada

porque en ti fue la esperanza

y el amor por lo desconocido

causa efímera de pasión reconcentrada.

Ay amor, que tornas a desvuelta

del tiempo y su añoranza;

si yo fuera primavera y mi piel

no sellara con el estío su declive

y tú, hombre perdido,

entre los aires contenidos de mi falda.

Poeta de versos encendidos,

poeta maldito. Me lo dices

y te creo. Poeta de sienes sin avío

y vaivenes de tibias esperanzas.

Labraré con mis manos el destino

que buscan tus ojos en mis sienes

y siempre encontrarás mi desvarío

a poco que me busques

y yo te deje entrar en mi navío.

María Toca

Santander-07-07-2018. 1,31.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario