Ser mujer

Hay un hueco profundo entre el pecho y la espalda

que se enfría o se caldea según el día…

Un hueco labrado a base de confusos

dispendios, malas artes y ciertas soledades.

Un hueco, duro, que a veces se enrabieta

 gritando contra el dolor de no  ser nada.

Ese hueco me nació mientras crecía

aprendiendo que hay escalones que parecen insalvables,

escaleras que se suben o se bajan

dependiendo de las cosas que se escapan.

La oquedad que anida en mi pecho

intenté llenarla con palabras

que brotaban justo de la desesperación que me embargaba

en noches ciegas y días sordos que manaban

de una vida aislada y solitaria en mi jaula.

A  veces, la música también me rellenaba…

Llegaron noches, puños de lava encendida

que socavaron y urdieron el dolor de ser distinta

y a poco que me dejé, me laminaron

con la  certeza de ser alfombra bien pisada.

Ser mujer, nacer en sitio equivocado,

tener una sed implacable de amor

y tender puentes hacia parajes encontrados

me hizo reo de dispendios y a veces

me urdieron el pecho en soledades.

Por eso no equivoques mi puño y mi certeza,

no es seguridad, es pura duda

y el silencio que sellaron mis labios aquel día

cuando descubrí que ser mujer, siempre dolía.

María Toca

Santander-13-01-2019. 13,11

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

El fin

Nos cabe más amor en una gota de agua
que en el corazón gélido, amparado en silencios
que se brida y no deja que cabalgue de lejos
manteniéndose yerto, enfriado y lejano
cual portal echo lunas en las noches de invierno.
 
Se nos enfría el pecho al escuchar lejanos
melodías de invierno que nos dejan helados…
se nos escarcha el alma con sonidos de viento
que envolvieron canciones de cuna que no fueron.
 
Acaso terminamos desafiando al miedo
porque en el fondo, ambos temíamos eso,
que se acabara todo como acaban los versos
sin finales, sin dramas, con palabras de incienso.
 
Voladizas y leves, cual almas que se extravían
por veredas de espanto o caminos sin tino.
Como emigrantes ciegos, en países de intrusos
nos encontramos juntos, conociendo apenas
la mirada del otro y los besos extraños.
 
Luego, todo se hizo silencio, se congeló el invierno
se nos helaron nuestras almas, sin notarlo,
apenas sin saberlo, se nos cruzó el infierno
cuando apenas, estábamos conociéndonos.
 
Nos hicimos extraños, caminantes sin tino
por países lejanos, donde jamás se hablaba
ni tan siquiera, se encontraron los sueños
cuando en nuestros cuerpos, florecía el verano.
María Toca
Santander-12-01-2019. 23,07
Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Noches

Noches, gélidas noches como esta

en donde el suelo nos temblaba

y el amanecer nos sorprendía

envueltos en linos y en sudores.

Noches, de día, noches largas

como semanas encerrados

sin contemplar el sol, ni la mañana

encarcelados, tal como náufragos

llenos de amor. Enamorados.

Tañidos de campana

que sonaban en el reloj

de la iglesia aquella tan cercana;

tocaban  maitines y esperanzas

mientras nuestros cuerpos

se enzarzaban en mil  batallas

ungidos de pasión soliviantada.

Crepúsculos de sombras encendidas

como fuego de nuestro cuerpo

que emanaba, tal que antorcha prendida,

acadabrada, mientras tus besos

se envolvían lentamente por mi espalda.

Noches, que el día sorprendía

con almas entrelazadas que dejaron

a los cuerpos enhebrados

y en pleno dialogo con la nada.

Cuanto amé en esas noches

que hasta las sienes me dolían

quizá sabía que eran leves

como el amor que  amparaban.

María Toca

Santander-11-01-2018. 23,35.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Fragilidad

Tal que el aire, fugaz es la vida,

tal que el viento que barre madrugadas

se me enlentece el alma al contemplar

como entre los suspiros, se me marchó la vida

y se me quedó en nada

la visión de esta tarde.

Cual espejo moteado, contemplamos el día

sin apenas notar el paso de los tiempos

que nos llevan, difusos, de la mano,

corriendo, en pos del camposanto

y de yacer muy juntos.

Cual espesada niebla, te dibujo en el aire

y te siento tan cerca, hasta casi tocarte.

Al caminar despacio, y dejarme que el viento

me azote en la cara, contándome el devenir…

así, quedo, en silencio, te me acercas y vuelvo.

María Toca

Santander-05-01-2018.21,48.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Buscaré palabras

Voy a buscar las palabras perdidas,

perdidas, entre mares difuntos

y vanas tempestades.

Entre lágrimas, perdidas, las frases

que callaron mis labios, ocupados

por vanas verdades, que de a poco

salían, cual plegarias muertas

solo por mi boca.

Voy a buscar las palabras perdidas,

perdidas en un mar de frustraciones varias,

conjeturas, y cosas extrañas que acontecen

y nos dejan pasmadas…

Saldré a buscar las palabras para poder contar

o entender a este mundo que da varios pasos

y alguno camina hacia atrás

Entre sombras y figuras quebradas de espanto

buscaré las palabras que no fueron dichas

y sembraron los lares de venturas sordas

mientras navegábamos por mares quebrados

en la diáspora eterna de la soledad.

Turbada, rastrearé  los arbustos

y entre los bejucos…buscaré despacio

y si no las encuentro volveré a la casa

perdida, con las manos vacuas

y el ceño fruncido como vil cemento.

María Toca

Santander-4-01-2019. 22,50.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Empezar mañanas

Quiero empezar los años tal que ahora,
con libro, con lectura, música y empeño
en ser y estar donde me toca
rodeada del amor y de la risa
acaballada con recuerdos que no pesan
aunque doler, duelen y maceran.

Quiero empezar mañanas como estas
abrazada al cuerpo tibio de mi niña,
abriendo los ojos lentamente
mientras un rayo de sol, muy incipiente
se columpia descarado en ni ventana.

Con el hogar cálido, en desorden,
por los juegos, los muñecos y los restos
de una filigrana de amor inacabada.
Y quiero mantener la dicha sana
el empuje y las ganas de ganar muchas partidas
a los malos, de luchar contra elementos
con el solo empuje de mis puños
y las fuerzas justas que me caben,
para hacer de este mundo
el lugar habitable que preciso.

Por eso quiero que todas las mañanas
se presten tal que como ahora,
lúcidas, soleadas, adornadas con sonrisa
y con la brisa leve de la novedad inacabada
por la prisa y la conciencia de estar donde se debe.
María Toca
Santander-1-1-2019. 18,49

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Camino

Mi camino fue empedrado de luchas continúas,

en franco desatino

que ni dejaban hueco para descanso

ni apenas un respiro.

Mi camino empedrado de furias desatadas

se me hizo muy canso, tal que subir la cuesta

cargada de piedras encadenadas a la espalda,

sin agua y sin que mano amiga consolara.

Sin descanso, apenas sin morada

saltando de un dolor a otro

sin pausa ni certidumbre

de fin cercano y esperado.

El camino fue siempre solitario,

cruel forma de andar, dolor

que no dejó fisura a la intemperie,

ni  que apoyar pudiera mi cabeza

en un hombro vecino

para que el alma, derrotada,

pudiera tomar vuelo, enarbolada

y levantar de nuevo la cerviz.

Mi camino se hizo escarcha en duras madrugadas

y le cuajó el frío de nieve sin fundido…

por eso, quizá fuera que ya se hizo costumbre

y me forjó una carne incólume

y a fuerza de ser tan devastada,

al fin me hizo más fuerte.

Mi camino ha sido, una guerra sin tregua inacabada.

María Toca

Santander-25-12-2018. 12,47.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario