Trenzando la realidad a la costumbre

Se nos agrió la realidad

a base de no verla, se nos crujió

la esperanza, de no atenderla

con certezas y costumbres

que nos llenan.

Se impuso la cordura lentamente

esa que habla de concisas relaciones

y nos dejaron solas las utopías

que huyeron en busca

de fértiles pastos renuentes.

Se nos nubló la primavera,

panzudas nubes surcan cielos

tornados  amenazando y con vientos

que barren la ilusión y la costumbre.

Aciagos días nos esperan,

borrarán del mapa la palabra

y renacerán los negros nubarrones

que hicieron de la esperanza

trenzada costumbre con las sombras

y vanas utopías mal soñadas.

María Toca

Santander-14-10-2018. 11,09

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Caída y en desvelo

Con la prosa caída y el verso en desespero
con el alma en reposo
y el corazón herido,
en silencio, curando,
labrando el sentimiento, y de lejos,
plantando la simiente que crecerá en silencio,
me hallo. Con la ventana en contraluz
y cubriendo mi cara, con el velo del tiempo.

María Toca

Publicado en poema | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Guijarros en el viento

Se me cruzan los mares del retorno

por veredas, con oleaje bravo,

se me ensalzan las velas con el viento

y torno al destino de mi viaje

con la maleta completa de miradas

y la cabeza cansada de pensarte.

Surqué destinos insondables,

caminos lentos, otros raudos,

saludables y luego, sin premura

cargué con el destino que me implora

volver al cielo la mirada

por ver si te encuentro escondido

en una estrella o bridandote en la luna

saltando entre los cielos y las cumbres;

o bien, entre las olas de la playa

donde nos encontramos

cuando apenas eramos sencillos

guijarros, movidos por el viento.

María Toca

Santander-12-10-2018.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Era de noche

Era de noche, una cualquiera,

entraba el otoño; la malquerencia

se diluía como la escarcha que residía

entre la hierba bien mañanera.

Era un nocturno de flores secas

mientras en lo alto, alguna estrella

iluminaba el  cielo y su ceguera.

Cuando sentí aquella mano,

que yerta y fría tejió mi suerte.

Era de noche, una cualquiera,

yo te añoraba, tu bien me huías…

y entre mis luengas manos tejía

una bandera para acogerte

y darte tierra. Era de noche,

una cualquiera…

María Toca

Santander-05-10-2018, 23,12

Publicado en poema, Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Los poemas olvidados

A veces se me olvidan los versos que he pensado,

se marchan silenciosos, con paso bien quebrado

y se acumulan en ese estante donde se guardan

los  poemas que fueron omitidos,

que no nacieron o fueron malogrados.

 

Me brotan de pronto, crecen las ramas verdes

con palabras cruzadas y ritmo sincopante..;

se me enredan entre los dedos y la memoria

pretendiendo como alma que pena,

atraparlos,  con lazos y atarlos

para que no se me  pierdan

y no se desvanezcan tal que amores trucados.

 

Luego, llega un soplo de viento que  los barre

y los deja hacinados en el viejo baúl

de sueños olvidados.

María Toca

Santander-3-10-2018

Publicado en poema | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los pasos

Que son pasos silentes, entre sombras,

apenas audibles por oído sordo,

son pasos dados en la noche

que se alientan con otros pasos más cerrados.

Son caminos que chocan con la naciente

realidad del caminante,

tan solo son  vías que se cruzan

y a poco que se camine se hacen tensos.

 

Las huellas quedan en la vereda aquella,

transitada por nosotros, sin aliento,

a zancadas grandes –entonces éramos jóvenes-

ahora en cambio, renquea la corriente

y los pies solo mueven, apenas, los rastrojos.

 

Por rutas y veredas polvorientas; espesas,

grutas sembradas de costumbres,

caminamos alegres cual aves en vuelo

y a poco que sucumbió la dicha,

se tornaron, los pasos, en esquirlas

de viejos compañeros de desdicha.

 

Caminos que cubrió la sombra

de una vida en franca decadencia, con la tuya,

hizo pareja disconforme, aullando

por veredas y por ríos, clamando

por seguir siendo manceba…

María Toca

Santander-23-09-2018. 21,20

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Tornando a casa en compañía

Me recibe la noche en cada esquina,

al subir la cuesta cada día

que me conduce al destino final de la jornada;

pasos lentos, escarcha en la mirada,

 en la frente el sello de la muerte

y una cálida luminaria en la mirada.

Emprendo la huida de la vida,

cada tarde, cuando se acaba la etapa,

que comenzó pronto, casi de madrugada;

un día más, otro será mañana,

y me acuesto entre sombras hacinada.

Hay compañeros en mi alcoba

que me guardan; como fieles escuderos

se me amañan. Desfilan veloces por  mi almohada

y mis enojos y me encienden la luz

incluso si es preciso, me amortajan.

Son ellos, los fieles que tornan a mi paso

me siguen, haciendo empalizada

entre la realidad y la quimera

mudando cada noche en mi guarda.

Por eso, regreso cual fiera a su guarida,

cuando la tarde cae y se iluminan

las calles, mientras mi casa sigue ahumada

cubierta de sombras y en espera

de que yo vuelva acompañada

de mis amigos, los fantasmas, que me velan.

María Toca

Santander-21-09-2018, 22,58

 

Publicado en poema | Etiquetado , , , | Deja un comentario