A ella

Me  rompieron, siendo planta fresca.

 Me quebraron,

podaron la alumbrada hojarasca que tenía,

 dejándome amputada, alicorta, bien quebrada

al principio de los tiempos…

Desde entonces hasta ahora,

todo han sido ensalmos y curas despiadadas

y parches emborrachados de penuria

y azafranes.

Con el tiempo las heridas se cerraron

suturadas por la nada inconsistente

que acompaña a las almas heridas,

que labran indiferentes con hilos tenues

las costuras .

A veces se abrían, dolían,

y sangraban un poquito,

las heridas…

lo hacían a deshora y sin empaque,

presto, yo,  las tornaba a curar cuando podía…

Hoy, la victoria que me adorna

es mirar al verdugo frente a frente

contemplando su declive y mi apariencia

 sin sentir rencor, ni furia,

tan solo reviviendo la advertencia

de que fue ella, la ejecutora  del desastre

en que desde  el principio,

sucumbió  mi vida plena de roturas inconcretas

y quebrantas.

Hoy, la miro, contemplando su  decrepitud

y mi valía…

Sus ojos muertos, ciegos a la  realidad

mientras se aferra a una triste existencia

sin porvenir, yerta de vida

llevando a la muerte de la mano.

No siento nada. Ni pena,

ni cariño, ni ira. Ni un solo reproche

sale de mi boca.

Y pienso, que ese es mi triunfo,

la batalla ganada con mi indiferencia

y tu derrota.

María Toca.

A ella. La que debió amarme y no lo hizo. La que debió procurarme cobijo y no lo hizo. Debió ofrecerme compañía  rodeando mi vida de un abandono sutil que nunca ha dejado de pesar.

A ella, su derrota es mi indiferencia y el cuidado que la presto sin amor pero con la conciencia de saber estar a la altura.

A ella…que se vaya cuanto antes al infierno.

Santander– 08-01-2021.  23,43

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Hay días en que el alma se arruga toda,

se entumece el pensar

y la frente humilla hasta las plantas.

Días como pájaros muertos

que yacen en el asfalto, sin dar ni paso,

aletargados, yertos, como ciprés

que en cementerio  vela los muertos.

Las manos secas  mecen el aire,

 como arriadas banderas

dejan caer las preces

hacia la nada…

Las somnolencia,  es moneda común

en esos días. Sombras inciertas

que arriman su figura

por las esquinas, plegando el tiempo

y  doblegando el ánimo

hasta dejarlo a ras de suelo.

Las ganas se desvían a campo abierto

y por allí se quedan, corriendo umbrías

persiguiendo los viejos sueños,

las utopías.

María Toca

Santander-5-01-2021. 21,27

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Te hiciste vieja

Te envejeciste tan de pronto,

se te ajó la piel en un instante

y de los ojos marchó rauda

la luz tintineante que alumbraban.

Huyó la pasión y la palabra

ante la costumbre y la conciencia

de que poco o nada ya quedaba

de aquella alma que a poco,

como tea, se soliviantaba.

Te hiciste vieja en un instante

cuando dejaron de importarte

las razones de peso y te abandonó

para siempre, el desasosiego

que nos inunda ante  disputas

y la injusticia manifiesta.

Dejaron de importarte los conjuros

que lanza el poder, cuando le dejan

a la vez que apagaste, la tibia llama

que alumbraba, tu inocencia

y la aldaba, que levantaba el gozne

dilapidando alegrías por bares,

antros y cochambres.

Dejaste de beber vino tabernero,

para gustar de otros manjares

y poco a poco te quebraste

hasta convertirte en junco viejo

que cualquiera llega

lo pisa, y lo conduce,

con dinero, a cualquier parte.

María Toca

Santander-2-01-2021. 23,13

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Heridas.

Por qué me sangra el alma a cada rato

de las viejas heridas, suturadas

con hilo flambeado de costumbre…

mientras  las nuevas se abren, tal que fuera

estilete afilado que las hiere.

Por qué el dolor agita este costado

donde guardo  pasadas amarguras

y también se almacenan las traiciones

 mal camufladas de experiencia.

Se guardan en esos tristes recovecos,

sin que, por mucho que lo intente,

se disuelvan y sean recubiertas

por la eterna nube del olvido.

Duelen y mechan la vida

de reservas, con leves defensas

que levanto, con fuerte y escarpada empalizada

por ver si sirve de duro parapeto

a fin de protegerme, de nuevas puñaladas.

Nunca se aprende lo bastante

sobre como maniobrar entre el bestiario

de feroces plagas que acechan

y cubren la tierra de despojos

con sangre de traiciones, aliñadas.

Y duelen, las heridas, tal que i fueran las primeras

en que se nos vence la vida dando tumbos

cuando éramos jóvenes, inocentes

y pensábamos, que la aflicción era breve y pasajera.

María Toca

Santander-31-12-2020. 20,33

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Orígenes

Somos hijas de silencios,

paridas entre temblores y ocres nubes espantadas

en tiempos de aquelarres y de miedos,

en una habitación, con agua caliente,

 oscuridad,    mucha sangre

y una partera que arrancaba la vida

de las entrañas de la madre.

Agarradas con uñas y boca a una teta

que alimentaba hambres atrasados. Nostalgias

que se adhieren a  lágrimas ahogadas

por siglos  de un tiempo

encebollado de perezas.

Silencios que nublaron infancias desalmadas.

Así crecimos, entre gredales grises de plomo aliñados

plenos de  oscuridades y  temores…

Nuestras muñecas eran ciegas,

velados los ojos por anchas crispaciones

y descalabros de antiguas  infancias compartidas.

Nuestra ropa sirvió a otras,

como a nosotras nos llegaba

heredada, sin costuras,

reventada de usos y costumbres

que recibían las siguientes.

El hogar eran piezas nublosas

impregnadas de frío, con  lumbres humeantes

donde se guisaba, con pereza, el cocido

alumbrado de hambres y de escarchas

 mezclados los silencios de pábilos escuetos,

incluso, a veces con rencores

acumulados  en alacenas de memoria.

Espantos que vivieron los ancestros

y heredamos, nosotras, sin quererlo

… como los viejos relojes

que había que dar cuerda cada noche,

y a poco sus agujas laminadas se cansaban

 dejándonos inermes,

colgadas de una hora.

En espera

de un futuro, tan nublado y silente

rodeado de barrotes

que hacían imposible escaparse de las cárceles

tejidas por ancestros.

Los silencios, alimentaron nuestra infancia,

sembraron de desconfianzas el presente,

levantando muros intangibles en la mente

para dejarnos desposeídas de flirteos

con la frágil felicidad que intuimos,

existía en otros mundos.

Lejanos,

con fronteras inexpugnables

por  distantes, inhóspitas, para nosotras,

pobres provincianas, habitantes

por siempre  de la nada.

Un mundo colorido,

lleno de palabras y existencias

 muy diferente a las raíces donde crecimos,

añorando los rizomas, sin remedio.

No nos quedó más aventura

que partir a ese  mundo estando ciegas,

ansiosas por ver la sutil luz

 o al menos, la puerta entornada

que nos permitiera escapar

persiguiendo , insomnes,

la felicidad imaginada

 que se nos hizo intocable

por ser tan  desesperadamente ansiada.

María Toca

Santander-25-12-2020. 21,43

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Mi tiempo

Me sobra sol, me sobra luna,

aire, también me sobra

porque a respirar si llego

estando entre las  agonías,

-unas veces- la risa, otras,

las más, el desespero.

Partiendo en una barca

surcando con un velero

la morada, que habitan peces

mientras los vientos mueven olas

que aprietan la marcha

y engarzan la vela con los dedos.

Me sobran almas, corazones,

zozobras y quebrantos…

están de más en esta vida plena

que vivo, a remolque de destinos

 escondiendo la empuñadura

de  mi espada.

Me sobra  solo lo accesorio;

los recuerdos, las nostalgias

la memoria labrada

con vida bien vivida,

lagrimas, amores y pasiones,

esas nunca me sobran. Al contrario,

las almaceno con denuedo.

Son mi vida, mi lapso, mi costumbre,

lo que me sembró el tiempo

y conformó lo que ahora soy

de forma transitoria

porque me construyo a cada hora

y nunca sabré que ser  mañana

ni quien me espera en el espejo.

María Toca©

Santander-24-12-2020.  23,22.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Un poema sin tino

Voy a escribir un poema de sílaba esquinada

de verdades a medias, de cintura quebrada,

con palabras procaces que apenas dicen nada…

Un poema sin tino, tal que marcha el destino

con palabras urdidas, sin preámbulos fijos…

como   vayan saliendo

sin promover la rima y sin mensaje incierto.

Un poema festivo, o triste, perniquebrado

pleno de zarahurdas, apósitos de heridas

que me marca la vida, por eso escribo

este poema escapado como palabra vana

por la boca sin dientes, de una vieja quebrada.

Lo escribo como loca, que le brotan palabras

tal que fuera una orate.

Y cuando le de fin, olvidaré su sitio,

lo que dije o diré, al termino del mismo,

creo, lectora amiga, que este poema

será barrido por un viento festivo

y yo, sucumbiré al sueño, en un lecho

donde olvidaré que le escribí sin tino.

María Toca

Santander-18-12-2020. 23,11.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Camino

Voy a emprender un viaje permanente

por senderos gloriosos,  o quizá, ciénagas inmundas

serpenteados de brocados arbustos

y de árboles preñados siempre de certezas.

Pedregales inmersos del alma

 que en el alma encuentran cobijo.

Viajaré sola, con ligero equipaje…

como aquél poeta que así emprendió

su último viaje.

Sola, con hatillo y manta que envuelve

la tibia calentura y la piel de reserva;

…un par de zapatos, una muda vieja

y un zurrón de pan con buen vino tibio

que caliente el cuerpo al caer la tarde

cuando tenga frío.

Tan solo con eso…

puedo hacer mi viaje.

Cuando esté cansada desplegaré el cuerpo

en la dura tierra.

El sol o la luna serán, cada día,

mi techo florido

adornando  la vigilia

 con el cielo tapizado de estrellas.

Con la amanecida, vencido mi sueño,

tornaré al camino. Levantaré el vuelo,

a ver si en algún recodo,

encuentro a un alma gemela,

libre de cadenas

 que sirva de buen compañero.

Y luego, contenta volveré al camino.

María Toca

Santander-15-12-2020. 19,02

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Imprevistos

No era parte del plan…

ni se premeditó con la cautela

con que la existencia se auguraba.

Nunca pensamos demasiado

en los recovecos de la vida,

oscuridades, esquinas angostas

de un camino que auguramos divertido.

No era parte del plan

ni se  intuyó tamaño descalabro,

que, a veces, la tristura

fuera la decoración más aparente

y ahora, cuando la nostalgia nos acecha

no comprendemos cómo no vimos lo evidente.

Quizá fuera la luz bien cegadora

o los cantos de sirena de profetas,

 tal vez, porque la muerte fuera  invisible,

aunque estuvo siempre tan cercana,

vista de soslayo, apenas,  a los ojos aparentes.

O que el amor, vívido, explosivo y bullanguero,

obnubilara los instantes

que poblaron la escarcha de la mente…

No, jamás pensamos que las coordenadas

de la vida, se cruzaran

formando una existencia enajenada.

No constaba en el preludio contratado,

ni tan siquiera intuido, por la parte contratante

que la vida se perturbara

y costara vivirla demasiado…

  1. María Toca

Santander 14-12-2020. 13,14.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Olvido.

Como cristal, crujió la pesadumbre

esa que se torna plomiza nube otoñal

y como pavesa fiel, arde despacio,

arrasando a su paso las pasiones

que luego apaga sin rescoldo.

Cual escarcha mañanera invadió la casa,

el olvido o una indiferencia devastada

que se arrumbó en mi alma, padecido

 el desdén sufrido en tiempos enconados

y que ahora, por fin, halla respuesta

en la frialdad cortante con buen filo

de  la soledad bien amparada.

A base de no estar, te hiciste humo,

a base de olvidar hechizos y costumbres

se me diluyeron los amores

dejando rastrojos y olvidos

de esos que se barren cada poco

y cada poco se deshacen

como  niebla diluida y sin filtros

lo que antes fuera pasión irrefrenable.

Marchaste solitario, compañero,

emprendiste la huida ante el desfalco…

todo fue ruina en los adioses

y se calmaron los pulsos de ambiciones.

Marchaste y yo apenas tuve tiempo

de salir a la puerta, ver tus pasos

como se los devoraba la intemperie

mientras yo tornaba a mis costumbres

vestida de soledades y penumbras

sin que mediaran nostalgias

…apenas unos pocos de rencores.

María Toca

Santander-12-12-2020

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario