Murió de tedio, el amor, aquella tarde

Se fueron postergando las preguntas

hasta hacerse inadecuadas,

de puro escuetas,

dejaron su premisa en otras fuentes

y volaron hacia arriba las cuestiones

que, en su momento,

cercenaban la vida y sus  rutinas.

Como puente levadizo, evitaron

enfrentarse a la contienda cotidiana de la vida;

prefirieron la huida, inacabada de porfía

y envolvieron la conjunción de los instantes

con el celofán de la costumbre.

Así, embalado, constreñido y bien atado

lo dejamos olvidado en la esquina

bastardeada y huidiza de la vida.

Por eso, a falta de oxígeno, de algazaras,

ahíto de costumbres y de inercias

murió el amor, aquella tarde.

Pensaron que fue muerte natural

aquel suicidio.

Tú y yo, sabemos que es bien cierto

que sucumbió de tedio,

el amor, en esa tarde,

en que decidimos enterrarlo,

por cobardes.

Santander-16-12-2016. 20,33.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.