Merece la pena

pensando

Oír una risa estrellada de niño

que pelea con un árbol, como Quijote en marcha,

sentir como el aire  rebolea en el pelo,

mientras el cielo se escarcha y se amedrenta

rondado de sol y fuego;

oír la pajarada a lo lejos

mientras saboreas una comida en calma.

Los tibios colores del verde

que apaciguan la vida,

dejando que la cabeza nublada

henchida al abrigo del deseo,

se sienta en calma.

Sentarse en la ribera donde todo es posible,

rodeada de la tibia maleza

que se extiende en la tarde

y dejar pasar el tiempo,

mientras, se adueña la pereza

de todo sentimiento

y de cualquier espera

por donde nos llegue la guerra terminada.

Quizá, por eso, y poco más

merece la pena, vivir un poco,

por eso y el cariño

que siento al rozar la piel dulce,

ensimismada, de un niño.

Mientras la pena se aletarga,

se queda perdida

en la vana esperanza

de ver cumplir los sueños

y dejar que el mar, siga su danza.

Santander-5-10-14, 21,36. 258 días sin ti pero contigo

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.