Esos días tranquilos

soro8

Ese aire que acaricia la piel, en primavera,

el olor a pino, a tierra húmeda, espesa,

la escarcha, cuando medra

por tierra  yerma,  la agujerea

con su cristalino relente, en el estío,

dejando en   la greda baldía,

surcos blancos y una capa muy fría,

que funde el sol, el mar, el cielo y tierra;

cuando apenas hay gente, deja un brillo

sobre el manto ligero, como ausente

de su belleza, para luego, fundirse con la vida.

El escorzo de un árbol, tapado por las aves,

las nubes que corren en pos de los destinos

que nos hacen mejores,

o nos dejan sin piel, empeño impío

de surcar el cielo más  altivo

dejando aquí abajo, un remoto

dolor por reparar y una mancha profunda

que nadie osa representar.

Los pequeños placeres,

apenas inaudibles, de mera liviandad,

no llegan ni a pesar

en la memoria frágil, de un tiempo

que cubrió un manto difuso

surcado de recuerdos diluidos.

Esos placeres vanos, acompañan los días,

que discurren, sutiles,

por pendientes rosadas

de calma, de una sencilla forma de pensar.

Esos días cansados,

caminan por los cauces seguros, mientras

a lo lejos, discurre el temporal.

Son tiempos que no dejan

ni poso ni memoria

tan solo difunden en la zona tranquila

que agita el vendaval.

Esos días florecen,

nos dan la libertad.

Somo-11-5-15. 5,02. 446 días sin ti pero contigo.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.