Volviendo la cabeza

546705_373870365984167_768809868_n

A veces, me canso, y vuelvo la cabeza

hacia el pasado, que aún está renuente;

contemplo, con mirada del presente

aquel dolor que laceraba y que mantiene

la llama purulenta de la nada.

Me veo, inclinada, ausente,

matizando palabras, aderezándolas,

con la suave sal de muchas lágrimas

y encuentro, que aunque la costura cerró,

e hizo sutura, el dolor más lacerante,

me quedaron costurones en la piel,

que a un roce liviano de un soplo de aire,

aun quebrantan mi placida mañana.

Si vuelvo la cabeza hacia el pasado,

contemplo a una mujer callada,

con frío en el alma, muy tapada,

con la manta que cubre la costumbre

para no dejar que ascienda

el humo de la herida aún latente.

Veo a un ser pequeño, que se encierra

en cárcel de sueños y recuerdos

para liberar alas, cada mañana,

desgranando versos y proclamas.

Por eso, aunque el fuego se apagó

tan raudo, aún, en el rescoldo

quedan pavas, que hieren y calientan

las mañanas, y por fuerza, dejan huellas,

y muy transida, el alma;

porque hay heridas, que si se cierran

dejan más huella, que sangre derramada.

                Santander-6-12-15. 19,56.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.