Tornando a casa en compañía

Me recibe la noche en cada esquina,

al subir la cuesta cada día

que me conduce al destino final de la jornada;

pasos lentos, escarcha en la mirada,

 en la frente el sello de la muerte

y una cálida luminaria en la mirada.

Emprendo la huida de la vida,

cada tarde, cuando se acaba la etapa,

que comenzó pronto, casi de madrugada;

un día más, otro será mañana,

y me acuesto entre sombras hacinada.

Hay compañeros en mi alcoba

que me guardan; como fieles escuderos

se me amañan. Desfilan veloces por  mi almohada

y mis enojos y me encienden la luz

incluso si es preciso, me amortajan.

Son ellos, los fieles que tornan a mi paso

me siguen, haciendo empalizada

entre la realidad y la quimera

mudando cada noche en mi guarda.

Por eso, regreso cual fiera a su guarida,

cuando la tarde cae y se iluminan

las calles, mientras mi casa sigue ahumada

cubierta de sombras y en espera

de que yo vuelva acompañada

de mis amigos, los fantasmas, que me velan.

María Toca

Santander-21-09-2018, 22,58

 

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.