Noche de San Juan

Sombríos y lejanos, suenan tambores

de fiestas, a lo lejos. Remotos los recuerdos

cuando de niña, asía con la gula temprana

el algodón de azúcar y la noria rodaba

para surcar el cielo.

Mientras el padre, amarraba con ganas

mi mano, no fuera a perderme,

tal que era por  siempre,

decía: su bien más preciado…

mientras el humo se mezclaba

con el ruido lejano de un baile a lo agarrado.

Las risas y los llantos se unían al quebranto

de una música ronca, que la orquesta enfilaba

con más ganas que luces, y algunos

se perdían entre penumbras huecas

en busca del maizal

 y también   esconderse

 tras un tronco de avellano.

Y mi boca jugosa de azucares golosos

se me agriaba un poquito

al ver aquellas luces, y no saber entonces

si era de día o noche

tras la penumbra inquieta

de sentirme en la sombra

sin nombre y sin resorte

donde anclar mis pregones.

María Toca

Santander-22-06-2019. 22,15

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.