Esa jornada feliz que siempre espero

images (8)

Temblar la  piel, cuando me mira

contemplando en silencio como su mano

se posa, con calma, en mi espalda,

mientras leemos la poesía, sentados,

entre el quicio de la puerta y el  recodo

que da al jardín que él cuida tu esmero.

Escuchar la música que dice

mejor que las palabras, lo que pasa;

tomar, con suavidad, ese café

que humea el cristal, mientras se enfría

a la vez, que los ojos se pasean

por el porche,  acariciando la cancela

que cierra el tiempo y nos recrea

en la tibiedad de una noche

a la que amparan las sombras  de estrellas.

Soñarse mientras  caldea el alma

y se despereza el sueño, sin reproche,

con la calma y el alborozo que produce

vivir en paz, sin trémulas batallas.

Así sería el festival certero,

esa mi jornada placentera,

el sueño, que acaricio cada noche

y que me deja exhausta y sin recelo.

Porque, a estas alturas de la historia,

tan solo ansío, calma, pereza y desajuste

y un suave aroma que resalte

el tiempo y la quietud de un alma pura.

Santander-22-12-15. 15,23.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.