Arden las alas

Hoy se prendieron, mis las alas,

se me  abrasaron con rabia

y de sus llamas ardientes,

 puñales se les abrieron,

por acercarse callando

 al sol que luce en el cielo,

ardieron vivo, las alas.

Y me quedé sin sustento.

Si se quedaran plegadas

a buen seguro, que nunca

convertirían en fuego

el aire de su mirada.

De volar a contraluz

y cruzar mil madrugadas

se tornaron fuerte, bravas,

las alas que se encendieron.

Luego quedaron en nada,

ceniza, polvo que el suelo

las recibió con denuedo;

se fundieron con la tierra

y a poco se deshicieron.

Ya sin alas, no hay vuelo

tan solo quedan palabras

que derramar en el aire

y subir a las montañas.

María Toca

Santander- 20-05-2018. 18,04

 

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.