La deserción

Tan solo se quedaron

 las pavesas ardientes

de aquel fuego que creímos eterno

…y nos duró tan poco

que aun, lo echamos de menos.

Cómo pábilo cárdeno

ardió entre áuricos juegos

de aquellas primaveras

en que todo crecía y el viento nos soplaba

siempre el mismo, de cara.

¿Qué pasó entre las algazaras

y los torvos silencios?

¿Qué rutina tan fiera

nos dejó sin recursos?

cuando la noche fría extendía su manto

y ya, aunque miramos al cielo,

bien cuajado de estrellas,

el silencio y la usura

nos convirtió en extraños.

No supimos qué hacer

cuando el fuego cayó sin filigranas

y la torva mirada de la terne distancia

nos acunó con ganas,

hiriéndonos la espalda.

¡Que silencio tan frío!

que soledad tan fiera

decorada por los largos silencios

por las noches sin luna

por el lecho contrito

columpiando en la nada.

Cuando en el atardecer

de aquel día cualquiera

sentí la puerta abrirse

empujando el batiente

 y tus pasos tan lentos,

perderse en el camino;

lo supe, amigo, amante,

lo tenía bien claro

que el viento te llevaba

a buscar otras  fuentes.

Y aquí sigo, en la casa

que nos sirvió de nido

envuelta en la mantilla

que sirve cual rebozo

de mi pena y tu marcha.

 

María Toca Cañedo©

Santander-16-06-2024. 12,35.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan Desmemoriados. Poesía: Contingencias
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.