No llamó nadie a mi puerta…

No llamó nadie a la puerta
 
esta tarde. No esperaba visita
 
ni estandarte, que hiriera el silencio
 
de mi casa.
 
En realidad, no espero casi nada
 
de la vida, tan solo
 
continuarla con el alma escarmentada
 
tal que si hubiera cruzado la vereda
 
que me separa de la muerte
 
tan cercana. Deseada, por ausente.
 
 
No sentí el timbre ni el nudillo
 
de la mano amiga, que escuchara
 
el lamento afligido, o el sonido
 
de palabras quebradas por el miedo.
 
No llamó nadie a la puerta, esta mañana…
 
 
El miedo, que siempre empuña armas
 
con cuidado
 
y despierta, como Lázaro,
 
en madrugada
 
presto a ahogar las ilusiones,
 
a apagar el fuego
 
de algún amor tenue
 
que me añore o que calme
 
con caricias las ausencias.
 
Por eso, nadie llamó
 
a mi puerta esta tarde.
 
El silencio fue mi compañía
 
y tan solo, empuñé como arma
 
contra el tedio:
 
la palabras, que nunca, jamás,
 
por mucho que la use
 
 me abandona. Algún poema
 
un escrito y la siempre añoranza
 
de lo mío.
 
María Toca

Santander-24-12-2016. 20,03

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.