Y el otoño

images4W58IQRW

Se van cayendo las hojas

impelidas por el viento;

caen en el suelo, amarillas,

dejadas de sentimiento.

Ya se despueblan los arboles

de su vistoso vestido,

dejan al aire sus huesos

como desnudo el vacío;

se quedan sin  vestimenta,

y sin ropaje, se muestran,

frío , yertos, escanciados,

siempre a merced de los vientos.

En el cadencioso tiempo

del otoño silveante

donde muestran los paisajes,

sus cálidos colores muertos.

Los caminos pueblan soles

de cemento calcinados,

y por las veredas ruedan

los sentimientos vacíos

que giran hacia la nada.

Se puebla el sendero yerto

de miradas en espera,

como se pueblan los cielos

de caminantes sin rumbo

y sentimientos sin tregua.

Andando lento, la senda,

 con  paso serpenteado,

de hojas, piedras y rescoldos

que amparan la tierra fértil

y dificultan el paso

de mi caminar pausado

hacia el invierno que intuyo,

solapado entre las lomas.

Santander 11-10-14. 22,33. 265 días sin ti, pero contigo.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.