Un dios de mi tamaño

1013381_589896834388277_36887866_n

Hay personas que tienen dioses grandes,

altivos, distantes,

que viven en un cielo lejano,

entre nubes, estío y Navidades;

los rezan con humilde compostura

y les rinden vasallaje de constante.

Yo, en cambio, por suerte,

tengo uno pequeñito, de mi altura,

que nunca, de mis pasos, va delante

ni me pide  cosas importantes.

Mi dios es humilde y conocido,

me acompaña, si me siento desvalida,

me guía, me sostiene,

en momentos en que se escarpa la aventura

de estar viva, de amar, como amo, sin medida

y me sopla canciones, o se calla,

cuando yo le demando compostura.

Si me canso, me allana el camino,

si dudo, me muestra el sendero;

me conoce:  estuvo en mi seno.

Por eso, tengo suerte,

no tengo que ir a ningún templo

porque  siempre,

aunque dude, aunque no le piense,

le tengo cerca, en mi casa, en mi mente.

Santander-15-3-2016. 10,05

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.