Un delito muy penado

Debiera haber un delito muy penado:

romper la esperanza,

frustrar el empuje a la inocencia

cuando cree en utopías y las lucha.

Debiera haber una ley que condenara los desfalcos

que esquilman el corazón y lo hacen duro,

porque si se encalla y se hace fuerte,

quizá se nos blinde a la experiencia

de contemplar unos ojos

reblandecidos y escarchados

por las sombras de ausencias

bien penadas.

A fuerza de cumplirse decepciones

de sacarse espinas y piedras de la frente,

se nos ahoga la garganta

con los gritos no dados, con la lucha

evitada. Y así, vamos, como fantasmas

sin corazón y con la frente marchitada.

María Toca

Santander-26-05-2018

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.