Subiendo, aunque sea despacio.

descarga

Subiendo la escalera,

a veces dos peldaños,

otras tres, a lo sumo,

algunas voy despacio,

otras trastabillando,

pero, siempre,

 subiendo la escalera.

Hacia arriba, a la cumbre,

donde está el cielo estrellado,

y el pico bien nevado.

Subiendo la escalera,

donde se respiran  requiebros

y se ven las nubes en los prados,

como escarcha en la noche

y crisol de las sombras

de un día, que levanta despacio.

Subiendo la escalera

atrinchero mis causas;

arriba, adelante,

a veces paso a paso,

otras corriendo tras el alma

que se esconde, pequeña,

como pájaro herido,

transido, tras la calma.

Subiendo la escalera,

hasta donde me lleve

la alegría y el tiempo que me quede;

 subir es lo primero,

antes, incluso, que la vida

que el amor, que el hambre,

que la desidia,  que el viento.

Hay que subir la escalera,

aunque sea despacio,

sin prisa, sin acecho

que nos niegue el pecado

de subir siempre firmes,

hacia arriba, donde se esconde el miedo

y nos ampara, de las sombras,

el mismísimo diablo.

Hay que subir despacio.

Santander 28-12-14, 0,54. 344 días sin ti pero contigo.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.