Silencio

111

Silencio, poblado de nubes alocadas

de sinsabores, el silencio, anegado

de casas sin cortinas, de espacios vacíos

habitaciones huecas, que jamás

fueron, por persona alguna, visitadas.

Silencio, que anida tras los sueños

de un tiempo de cerezas

escrutado por ojos montaraces

detrás de los visillos, escudados

para no llevar cuenta, del tiempo

ni espacio, transitado.

Tardes pobladas de un manto de pereza

que obnubila la mente

y hasta en el entendimiento se redime

el silencio, poblado de fantasmas

que apenas se muestran, solo verse

envueltos en una sábana blanca

de sutil esperanza. Silencio quebrado

en unas sementeras de rocío

nubladas, y luego montaraces

cabalgan al silencio, por los turbios

y postizos barrizales.

Silencio, que hoy decoras mi casa

y ayer, apenas la cubrías con  desgana

mientras, las risas, a deshoras

quebraba, con el manto de un impío

reproche, al silencio, que hoy se recompone

y raudo me invade, apenas sin reproche.

Santander -3-7-2016. 19,49.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.