Recuerdo

150470_599433246767969_366539164_n

¡Cuánto dolor recogió mi sangre!,

¡cuánta fue la desdicha que sobrevino!

¡cuantas las lágrimas derramadas

en el triste silencio de la noche

en que viví aquel tiempo

cuando aún, mi voz te reclamaba

y hasta mi vientre gritaba al vacío!

Ignoro como se fueron yendo los estíos

las tibias madrugadas que el alba sorprendía

prendida de tu pecho, lánguida y fría,

echándote de menos, en barbecho,

mientras tu recuerdo fenecía.

Es difícil saber cómo se vive

en el desierto largo donde se queda el alma

después de navegar, por la cruceta amarga

del dolor acaballado de la nada.

Como se puede solapar el angosto sendero

  que se camina a ciegas,

tan solo guiada, por  mano yerta

que conduce, despacio, al otro lado.

Nadie nos enseña a vivir en el borde

del dolor, de la rabia,

aprendemos sobre la marcha,

en el aciago destino que nos surte la enseñanza.

A la vez, se nos muestra,

el camino empedrado de ausencias

perviviendo  bajo la mera apariencia de ser,

no siendo más que sombras

apaisadas, al borde del abismo.

Santander-11-12-15. 19,01. 690 días sin ti, pero contigo.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.