Quedarme sin el verso

382155_449620588409144_1451571646_n

Me tiembla el pulso

cuando, firme o dudando,

impulso la palabra

y yergo el verso con donaire

incluso, a veces, cuando vacío,

se queda prendido en el aire.

Me tiembla, hasta el  oxigeno

que respiro y  alimenta

e insufla al alma su impulso.

Quizá es miedo, o el escudo

que tengo cada día

mientras esculpo ideas en cuartilla.

A lo mejor es que me tiembla

la carne, que contrita

y yerta, acude a cada instante

a contemplar ideas en reserva.

Lo ignoro, tan solo cuento

que  temo, cada día,

a quedarme sin  verso,

sin asombro

y dejar de plasmar la connivencia

que mantengo con el tiempo

y el adorno.

Santander-2-9-2016. 15,49

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.