Pudiste salvarme de mi misma

14

Pudiste salvarme de mi misma

Pudiste salvarme de lo que fue mi vida,

En la época en que nos encontramos.

Pudiste salvarme de mi misma,

De mis guerras, de mis rasguños, de mi soledad

Pudiste, pero no, evitaste encontrarte con mi alma.

Quedarte en el puerto de mi vida

Anclar tu corazón al mío,

Que presto se abría cada noche

A tu amor y a tu desapego.

Preferiste levar las anclas a otros puertos

Anidar en nidos extraños

Dejarte mecer por lo escrito

Lo bien parado, lo conocido, lo cierto.

 295502_545000632211231_1934090830_n

Cuando la marea divergente de la vida

Nos devuelve la mirada

Al retorno, al tiempo ido

Ambos encontramos en los ojos

Anidado en un rincón oscuro

Mucho amor, mucho cariño ciego

Encontramos en la mirada

Añoranza, preguntas y un ¿qué ha sido?

De tu vida, de la mía, de aquel tiempo

En que soñábamos aun inocentes

De lo que la vida nos deparaba luego.

Apenas un roce de mi mano

En tu mejilla, apenas ; una tibia mirada

De tus ojos, envueltos en los míos

Que hablan mejor que las palabras

Lo que pudo haber sido

Si la vida y tu amor no naufragara

Antes de haber partido

La nave de tu vida atada con la mía.

Dedicado a Jesús Garay, en el día del reencuentro, 23-2-201

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.