Prometí el día uno de Enero.

Me prometí no enfadarme.

El día uno de Enero, me lo juré, no sé si fue bastante

para encerrar cóleras ciegas, que me inspiran estolideces

y estulticias, al cabo, poco importantes.

Me prometí que la ira no cegaría más mis ojos,

que la rabia que me inspira la estúpida chanza de unos pocos

la asumiría como baza inalterable,

de eso que llamamos vida cotidiana.

Lo prometí. Lo voy cumpliendo,

porque cuando un idiota cree que me ofende

enervo mi lanza con donaire,

 la mezclo de sarcasmo y un fantasma

de sutil y estucado buen reproche

la clavo entre el flanco, el pulmón,

el bazo y en franca retirada

acierto a dar, justo en la frente

allí donde el imbécil posa su mirada.

Y no me enfado, tan solo vuelco el pozo de la urdimbre

entre su ego, su necedad y mi ironía.

Por eso, voy cumpliendo la promesa.

No me enfado. No me giro,

con volver el argumento y salir del recinto

donde me quieren encerrar, tengo bastante.

#MariaToca

Santander-1-3-2017. 0,09.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.