Desvaríos

Entre cansado y somnoliento

ido, perdido o encontrado,

hallé tu ojos color miel

sembrados  de rocío y primavera,

entre el estiércol y teas encendidas

de la decepción y la miseria.

Encontré en esa piel canela

la patria conocida, y no por eso

menos buscada. Y añorada

porque en ti fue la esperanza

y el amor por lo desconocido

causa efímera de pasión reconcentrada.

Ay amor, que tornas a desvuelta

del tiempo y su añoranza;

si yo fuera primavera y mi piel

no sellara con el estío su declive

y tú, hombre perdido,

entre los aires contenidos de mi falda.

Poeta de versos encendidos,

poeta maldito. Me lo dices

y te creo. Poeta de sienes sin avío

y vaivenes de tibias esperanzas.

Labraré con mis manos el destino

que buscan tus ojos en mis sienes

y siempre encontrarás mi desvarío

a poco que me busques

y yo te deje entrar en mi navío.

María Toca

Santander-07-07-2018. 1,31.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Ojos de miel

Si me miras con los ojos color miel

no podré desasirme de tus besos

y de la torva mirada que me enhebra

toda entera,

 a tu piel color canela.

 

Que me pierdo entre tus brazos

y me fundo, en los tibios recovecos

de tu torso, acariciado por mis manos

 en suave revoleo

tal que alondras que anidan en tu pecho.

Me embrujaron los quebrantos de tu sienes

y me siento chiquilla en tu espera,

aposentando la fuerza y mi entereza

entre los anaqueles de tu prisa…

y te miro, te contemplo todo entero

mientras desnudas mi cuerpo con tu aliento.

Espero, cautelosa y enteriza

a que vuelvas,  que tornes hoy los ojos

y me mires, mientras siento

que  claudican mis defensas

y tus diques…

 

Amor oscuro, preciso de tan breve

que se hizo brisa recorriendo sin querer

los caminos trillados del sendero

en el que tú y yo nos entendemos.

María Toca

Santander-07-07-2018. 1,12.

Publicado en poema | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Días…

Días que se levantan aburridos, cansados,

donde el tedio asola la confianza

y se torna el estío en pesadumbre

que asola desde la tibia madrugada.

Días en que cuesta levantarse

y al hacerlo el cuerpo pesa mucho

y hay una nube de escarcha bien templada

embotando la mente, que cansada,

se enlentece y apenas dice nada.

Días que cuesta estar despierta

y contar las horas en que la vida

se mece, entre cortinas oscuras

y los muros que levanta la estulticia

y la falta de coraje.

Días, en que hay que sacudirse la modorra

con un café cargado de sonrisas

y un pastel pletórico de argucias

que nos desnuden el alma

y nos den fuerza

para seguir, aunque sea sin confianza.

María Toca

Santander-06-07-2018. 11,52

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Cosida a tu recuerdo

Quisiera tan solo llevar sobre mis hombros

el último recuerdo de un abrazo

y no el rasguño de un desprecio

que se labró con harta indiferencia

sin menoscabo de haberse dado vuelta

la inconsciencia dura de un pecado.

Porque me vestí tantas veces con tus brazos

y cosí a mi espalda tu recuerdo,

es por eso, que me respira bien la herida

que dejó tu ausencia y mi desidia.

Añorante del querer de aquellos tiempos

donde el rescoldo aún ardía intensamente

mientras huíamos, como penados,

de la vida que como agua diluía

 la dulce pasión que sin remedio

nos arrebataba como lava  al despertarnos.

Una pasión que brotó  pronto convulsa,

enferma, primaria, incendiada

de un amor que nació para morir

y se hizo hoguera sin contar

con la aquiescencia de nosotros,

ni razón, ni pregunta, ni señuelo,

porque nos brotó a ambos, como fuego.

María Toca

Santander-03-07-2018. 16,29

 

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Está viva

Está viva. La piel, el alma está viva

y yo que pensaba que había muerto

y que nada ni nadie la haría ya vibrar,

convertida en mortaja de mi yo desesperado.

Y ahora, el milagro me llega solapado

en un momento…un soplo de esperanza

se me alientan enteras estas carnes

 al contemplar mi temblor

y tu bonanza.

Está viva, la sangre que me corre por las venas

y camina como rio bravo,  despeñada,

en pos del último rescoldo de una llama

que la incendia y la despierta en cada madrugada.

Se me tiemblan las carnes al pensarte

al sentir tu aliento, como sube por mi nuca

hacia mi pelo.

Y me enerva toda entera, con la gota de sudor

que me estremece, al correrme rauda por la espalda.

Mientras tus manos me recorren con calma

los caminos de mi torso y tus labios horadan,

apenas sin notarlo mi garganta,

con el grito que sale a borbotones

por mi cuello.

Como una adolescente calcinada,

te espero, cada noche en mi almohada

mientras lágrimas de viva emoción

se me hacen agua.

Porque estar viva y amar van paralelas.

…no sabía. Te lo juro. No sabía

que mi piel con la tuya se uniría

y al unísono, tocaran la dulce sinfonía

de una melodía sincopada

que apenas comenzada

 ya me abraza

arrancando de la muerte

mi cabeza.

María Toca

Santander-02-07-2018. 17,55

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Tus silencios

Ni el mar ni la zozobra

acaldan el fuego producido

por la caricia ardiente

de tu voz, tu sombra y tu silencio

que me roza y hace que a toda hora

me vibre el sentimiento.

Eres parco en palabras

en cambio tus manos me caminan

lentas por la maraña de mi piel

mientras por la ventana

se cruzan luceros, y las sombras

se me vierten, entre sonidos

de música y besos encendidos.

Tú, que callas  escuchando

el dulce latido de mi pecho

y lo engalanas, tal que si fuera,

mañana fiesta de precepto

colgando entre los poros de mi piel

los dulces caireles de tu afecto.

Tú, que vistes de fiesta

la tibia madrugada bien despierta

y te meces, entre el fuego

y el sueño de haberte enamorado

sin permiso y con despecho.

Quizá por eso se prendió rauda

la llama que ahora nos devora,

entre mi cuerpo seco

y tu ardiente mirada;

por los tenues silencios

que tú me dedicabas,

mientras yo, te contaba el vello

enmarañado de tu pecho

haciendo con él sortijas

que anudaba feliz, entre mis dedos.

María Toca

Santander-01-07-2018, 16,36

 

Publicado en poema | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Lluvia de verano

Me gustan las lluvias de verano

que a torrentes asolan la solana

y purgan el estío, lo hacen agua

para luego tornarse en el olvido.

Me gusta el olor de tierra húmeda

de yerba mojada, que refresca

una tarde de solaz mal abrigada.

Asomo mi cuerpo a la ventana

y respiro el aire que me llega

con ese sol que brilla en la mirada

y el verde de los campos laminado.

Me gusta que el cielo se desplome

lavando la tierra calcinada

y que luego, con el rayo difuso

que cruza el horizonte

hacer fuegos de artificio en la mirada.

María Toca

Santander-30-06-2018, 22,44

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario