Otoño

Olfateamos el otoño.

Con las tardes que pliegan sus párpados

con cansino recuerdo

a los días pasados del verano

que aún nos pertenece.

Olfateo el otoño, con sus dulces aromas,

con sus hojas cansinas, fertilizando el suelo.

Y con él, nos llegan las mañanas más frescas,

las tardes umbrías y los recuerdos

que se almacenan, viejos, en rancias alcancías

que guarda la memoria.

El otoño me gusta, con sus tibios aromas

con sus frescos diurnos…

Me reconcentro toda,

entro en mis cuarteles

y me vuelvo más seria

guardando mis dolores

y mostrando mis sienes

que, ya blancas, las siembra

un otoño más plácido

que llega de puntillas.

El otoño me gusta.

María Toca

Santander-1-09-2018, 22,13

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Banalidad

Que todo se olvida

que nada se queda

que todo se pasa
hasta el ansia vuela…

Todo se troquela,

en ciega mirada, al fin

 se vela el recuerdo,

se queda en umbrío

y hasta los rencores,

los odios muy viejos

fenecen y callan.

Viejas tempestades

que agitaron aguas;

tibios roquedales

de desesperanzas…

El olvido llega,

transforma la guerra

en sucia mirada

donde  fenece el rencor

o la nada que inunda

cual ola, de desesperanza.

Al fin todo es nada

y la tierra cubre

vanas esperanzas

y sucias traiciones

con manto de olvido

y cruces de sombras.

María Toca

Santander-1-09-2018, 21,25

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Recuerdos

Asomada al recuerdo

de aquel amor perdido

que se vuela entre olivos

y ramas encendidas…

cubierto por las nieves

de los viejos olvidos.

Una canción, un verso

que susurra al oído

las pasadas vivencias

y los viejos reproches.

Si se pudiera, como ave

volar lejos

al nido del olvido

y retornar tan raudo

con la vida pasada

envuelta cual rama seca

entre mil algodones.

Si se pudiera entrar

en las páginas viejas

del libro que escribimos

con mi amor y tus letras.

Como paloma herida

retornando a su nido

así llego, tardía,

al hogar sin consuelo,

que tú llenaste un día

y hoy solo hay extravío.

En el pecho una herida,

en el recuerdo  afrentas

y un corazón seco

de amar sin encontrar

fuentes que manen agua fresca

que abreven esa sed

que produce el destino.

Se fugaron los tiempos

en que yo malquería

y tú, ellos, bastantes,

me cubrían con capas

de tierno amor distante.

Un recuerdo destaca

entre las tibias noches

que pueblan mis mañanas…

un solo corazón, se aprestó

a sentirme cercana.

Tú y tus ojos malditos

me cubrieron de muerte

con los brazos abiertos

donde mi pecho ardía

y el tuyo se cubría de llamas.

María Toca

Santander-28-08-2018. 0,28

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Mi nube

Una nube oscura levanta mi ventana

se asoma por ella, comprueba que está en calma

y marcha en espera de encontrar voces más amplias.

Esa nube me pertenece, le di suelta

hace tiempo y hoy campa por los cielos

entre inmensidades y añoranzas.

Es mía, yo la forjé entre lágrimas

que recogieron sus brazos y las guardan

para dejarlas caer como lluvia en mi marga

y hacer fecunda la tierra, ayer baldía y plana.

Fue mucho lo cumplido, labrando tempestades,

 agrio el forjar la nube solazada

costó sangre, sudores y labranzas

llenarla de penas y hacerla refulgir

entre mar y montaña, fecundada,

a fin de hacerla volar libre

y campar entre las madrugadas.

A veces mi nube me visita,

como hoy, se asoma a mi ventana,

contempla el paisaje desolado,

 luego recoge lo que es suyo

y marcha a esperar otra jornada.

María Toca

Santander-25-08-2018. 12,10.

Publicado en poema | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Lo que a mí se me niega

En la hora perdida donde el reloj se para

y se juntan los cielos,

con la tierra, en un verde solsticio,

justo en esa hora, cuando el día termina

y la noche se anuncia

me pregunto renuente ¿dónde estuvo el  dilema?

¿Dónde hayamos el punto de cruzarse caminos?

y también ¿por qué la soledad arrecia

y se apresta la muerte a salir tan temprano?

Son preguntas frecuentes.

Son  cuestiones ardientes.

Sencillo, para el resto del mundo

se me hace  pirámide y me arrastro

por  nidos en busca de sustento

de sentires pequeños.

 Son muy poco importantes

las cosas de este mundo,

que se crecen pequeñas

las que a mí se me esconden

y se tornan venganzas.

Son placeres difusos los que tornan vacíos

los que a mí se me escapan:

Un abrazo de un niño, una mirada,

un beso, un aliento encendido…

Dejaría la hacienda, y mi vida y mi tiempo

por las cosas pequeñas

que a mí se me niegan.

Por eso me pregunto

¿dónde estuvo el infierno?

María Toca

Santander-24-08-2018, 23,52.

Publicado en poema | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Marcharon los pájaros a otro nido

Se escucha de nuevo el silencio,

aquí, en mi casa. Insolente se levantó

la soledad, presta, el vuelo

 tornaron las mañanas a ser hueras

y las noches soliloquios de tristura.

Ausencias que se perciben intangibles,

ausencias que hacen hueco a la memoria

de otras marchas que fueron más concisas

cuando el estío apenas era tenue incertidumbre.

Atronador es el silencio de mi casa,

la tranquila calma se respira

mientras se contrae el alma entera

añorando los gritos y costumbres

que tan solo, ayer, eran premura.

Marcharon avecillas a su nido,

salieron de la estrecha soledad de mi morada,

buscando,  es posible, novedades;

quizá el vuelo se les torne tempestad

y regresen pronto a mi huerto a  anidar.

María Toca

Santander- 24-08-2018, 12,03

Publicado en poema | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El río que nos lleva

El río sereno se me lleva

los aires de los amores viejos

las furias y simples temporales

de los pasados y augurios del presente.

El río sereno se nos funde

entre el mar y la montaña  huera

que acuna en su falda la huida

de los que corremos en pos

de vanas esperanzas, en espera

de mejores tiempos demorados.

En el remonte donde cruza

las destempladas aguas cristalinas,

allí, entre rastrojos y peñas desbocadas

me refugio bajo la cruz y el seto

que forman las desatinadas brañas

perdidas en remontes y  praderas.

Si pudiera con mi voz desbrozar ese destino

que me tiene prendida de una rama

descansaría como  canto rodado a la ventura

esperando  la marea que lo besa,

amorosa, con su espuma, cual manto

de amor en breve espera.

María Toca

Santander-23-08-2018. 23,08

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario