Nos quedan las sueños

manos2

Y si ellos tienen los timbales,

los tambores de guerra, enjaretados,

con gredales de almagres

y campos sembrados de simientes doradas;

a nosotros nos queda la esperanza,

aunque rota, mancillada, la confianza,

en que sembremos en tierra fértil,

y crezcan  soles de pacifica mirada.

Si ellos van armados de cimbeles

que arremeten y cruzan las fronteras

con el ímpetu de furias guerrilleras;

nos quedan las manos bien abiertas

contra el viento, que no lo aplacan,

pero tampoco hieren ni destrozan

lo sembrado, en parcas sementeras.

Si llevan estandartes y penachos

con cencerros y salvas entregadas,

que anuncian, desde lejos, la triunfada,

a nosotros, nos quedarán las lágrimas

que serán enjuagadas

con el desvelo esperado y cálido,

 en tibias madrugadas,

donde nadie espere, ni se aguarda

la luz y el cimborrio de la marcha.

Tan solo, nos quedan los sueños y la nada.

Santander-5-5-15, 16,59. 445 días sin ti pero contigo.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.