No mires abajo, aunque duela

164440_542652385779389_352946157_n

No quiero atarte a lazo de nostalgia

ni dejarte en manos de los que aquí quedamos,

te quiero libre, rozagante,

envuelto en nubes de dicha reparada.

No mires abajo, hijo mío,

no detengas tu vuelo en naderías.

En nuestras cuitas y penas, no repares,

no te alejes mucho, déjanos, solo, tu estela,

pero no te acerques demasiado,

que aquí todo es pequeño, frío,

a la medida de nosotros, que somos,

muchas veces, hasta mezquinos.

Lo que nos queda, hijo, lo ordenamos:

es nuestra lucha, nuestra vida.

La tuya trascendió al espacio

donde se goza sin tino y sin reparo,

en paz, tranquilo, como los hijos de aquella mar.

Por eso, aunque duela,

no nos mires, no te acerques demasiado,

quédate gozando de tu alma,

que a nosotros nos llega

con la memoria de tu amor

y la dulce nostalgia

de aquellos tiempos en que  tu presencia

estaba, ciega, entre nosotros, gozándola,

sin tino, y sin apenas, darnos cuenta.

Santander, Marisma, 28-2-14, 9,40. 39 días sin tí

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.