Nana para una princesa

313327_243341095703762_139909_n

Te duermes, mi niña, me cierras los ojos

arropada entre dos luceros

que prenden tus tibios brazos en mi seno.

Te duermes, batida por el viento  frío

que barre una tierra inhóspita y sucia

cubierta de barro, surcada por largas fronteras

de alambre de espino.

Cierra ya los ojos, pequeña princesa,

no mires, descansa, no veas

las luces, las miradas, la rabia

que surca el espacio donde ahora te hallas.

Deja que tus sueños enhebren historias

que dibujen flores, letras y un mañana;

descansa, princesa, déjate de sombras

mécete en mis brazos, segura, callada.

Mañana amanece, princesa bonita,

abrirás los ojos, yo veré tus lágrimas

y con estas manos, te juro, princesa,

que horadare piedras, por darte esperanza,

una casa, un sueño, que cubra tus alas.

Pero ahora, duérmete, mi niña,

que la noche es larga.

Santander-24-3-2013. 14,09. A ellos/as, para que amanezcan a un futuro.idom

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.