Me escapaba

963 (2)

De siempre, tuve la costumbre

de escaparme, si la realidad

se volvía muy turbia

o se enlodaban los pies

al caminar, por caminos

y ciénagas profundas.

Salía corriendo por la puerta

que se abre del revés,

y no tiene pomo ni dintel.

Miraba hacia afuera,

de una realidad densa, opaca,

que abruma  haciéndose pesada.

Calzaba  zapatillas  bien veloces

y enhebraba la mente a los sueños

que me conducían sin demora

a ese país, llamado fantasía.

Salía, de la triste realidad,

de puntillas, no fueran a acosarme

los que atan con fuerza a la costumbre

y aprisionan con candados las puertas,

arrojando las llaves bien afuera.

En silencio, apenas sin un ruido,

huía, marchaba a fantasía

y allí, dejaba que mi mente

volara hacia  la nada

o me construía realidades

a base de buscarme en los abismos

lo que de verdad, amaba con ahínco.

Por eso, en justicia, pertenezco

y soy ciudadana con derecho

 de ese país difuso, etéreo,

que nombra y que lo mueve

la imaginación cuando lo toca.

Santander-29-4-2016. 20,07

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.