Marcharon los pájaros a otro nido

Se escucha de nuevo el silencio,

aquí, en mi casa. Insolente se levantó

la soledad, presta, el vuelo

 tornaron las mañanas a ser hueras

y las noches soliloquios de tristura.

Ausencias que se perciben intangibles,

ausencias que hacen hueco a la memoria

de otras marchas que fueron más concisas

cuando el estío apenas era tenue incertidumbre.

Atronador es el silencio de mi casa,

la tranquila calma se respira

mientras se contrae el alma entera

añorando los gritos y costumbres

que tan solo, ayer, eran premura.

Marcharon avecillas a su nido,

salieron de la estrecha soledad de mi morada,

buscando,  es posible, novedades;

quizá el vuelo se les torne tempestad

y regresen pronto a mi huerto a  anidar.

María Toca

Santander- 24-08-2018, 12,03

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.