Lo que a mí se me niega

En la hora perdida donde el reloj se para

y se juntan los cielos,

con la tierra, en un verde solsticio,

justo en esa hora, cuando el día termina

y la noche se anuncia

me pregunto renuente ¿dónde estuvo el  dilema?

¿Dónde hayamos el punto de cruzarse caminos?

y también ¿por qué la soledad arrecia

y se apresta la muerte a salir tan temprano?

Son preguntas frecuentes.

Son  cuestiones ardientes.

Sencillo, para el resto del mundo

se me hace  pirámide y me arrastro

por  nidos en busca de sustento

de sentires pequeños.

 Son muy poco importantes

las cosas de este mundo,

que se crecen pequeñas

las que a mí se me esconden

y se tornan venganzas.

Son placeres difusos los que tornan vacíos

los que a mí se me escapan:

Un abrazo de un niño, una mirada,

un beso, un aliento encendido…

Dejaría la hacienda, y mi vida y mi tiempo

por las cosas pequeñas

que a mí se me niegan.

Por eso me pregunto

¿dónde estuvo el infierno?

María Toca

Santander-24-08-2018, 23,52.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.