Las flores de amargura

FL

Quiero drenar por fin

las flores de amargura

que bordean el camino, lo atenazan,

 lo llenan de aire de óxido turbio,

incluso, bordeando mi casa,

la encenagan,  oscurecen mi ventana.

Quisiera ahogarlas, dejarlas en secano

o arrancarlas con  mis propias manos

por ver si dejan de bordear senderos,

esos que camino, cuando vuelvo, de noche,

cansada, al hogar, buscando el seno

que me torne al lugar de donde vengo.

Quiero esquilmarlas, aunque reconozco

que son bellas las flores de amargura,

incluso a veces lucen

con la rutilante voz de la poesía.

Así es, no lo niego. Tan solo unos instantes

aparecen los pistilos al acecho,

justo, cuando las miro,

me cautivan, me roban la sonrisa,

y a poco que me deje,

convierten mi alma en un desecho.

Por eso, quiero arrancarlas

dejar la tierra que las alimenta

en un tibio barbecho

y plantar, a la vez, flor de esperanza,

que de nuevo, invada mi costumbre

y me lleve de nuevo hacia mi casa.

Santander- 15-12-15. 10,50.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.