Las alas

alas

Se quebraron las alas, de no usarlas,

 se quedaron quietas mucho tiempo,

tanto como tarda el cielo en enjuagarse

las lágrimas, que luego caen

en forma de rocío y son pisadas

por los que  caminamos aquí abajo.

De no usarlas, las alas, ya no sirven,

no remontan el vuelo, ni existen

más que como adorno o señuelo

para prender a otros en la cárcel

de dorados barrotes que custodian

un alma, que por volar dentro,

se creía extensa y liberada.

Plegadas, casi muertas

quedaron  las  alas, en la esquina,

donde adornan y ocupan mi morada,

  inermes;

y ya no me levantan más del suelo.

Por no volar, por no romper barrotes

han quedado, maltrechas, inservibles,

solo estorban y producen

la mala sensación de acomodarse.

Santander 18-9-15, 17,42

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en microrrelato y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.