La Otra del espejo

Contempló de nuevo la imagen que devolvía el espejo. Se encontró unas pupilas que la miraban, auscultando cada detalle de un rostro que desconocía. Le surcaban  caminos alrededor de unos ojos cansados, con parpados capucheando una mirada turbia, oscurecida por el telón de unas pestañas que a trompicones guardaban la presteza . Un rictus de amarga complacencia encerraba la boca, dejando a la sonrisa sin camino. La frente era surcada por  arrugas insurgentes. No sabía quién era esa mujer que desde el espejo la miraba con curiosa complacencia. El cabello serpenteaba gris a lo largo de una cabeza firme.

La última vez que se miró, lucía una negra cabellera que besaba la espalda . La última vez que se miró, tenía veinte años, después las prisas hicieron su trabajo.  Alguien suplantaba su rostro, su figura. Y ese alguien no la devolvería la vida que se escurrió sin darse cuenta.

#MariaToca

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en microrrelato y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.