La duda, ergo la vida.

Mi creencia es la duda,

la duda inabarcable,

como borrasca en mar embravecida. Dudar

de lo esencial que nunca se cuestiona,

de lo arduo,de verdades impuestas

por los que las nombran intangibles verdades

incuestionables, inmutables. Verdades

que se contraponen a la duda

porque dudar es moverse, crepitar.

Esencia misma de estar vivo.

Dudar de todo, rebelarse,

como aquella Eva intrépida

que rompió el statu quo impuesto

tomando la manzana del árbol indebido

vetado por un Dios absoluto

que arrebataba la verdad

y la encadenaba en andamiajes.

Rebelarse, dudar de la palabra impuesta

incuestionable de la ciencia,

de dioses y aquelarres.

Mover la tierra, eso es dudar

hacer de cada incertidumbre

mudanza y movimiento

inexpugnable, duda fecunda, muy abierta.

Así la vida se convierte en insegura, palpitante,

precaria, inabarcable:

una aventura. Eso es vivir.

Por el contrario, estar segura, no batirse

es sentencia de muerte muy precisa.

Mejor no ser que nacer estando muerto.

#MariaToca

Santander-1-5-2017. 12,25.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.