El hueco de aquel invierno frío

Hay un enorme hueco

distante y oscurecido

que se pierde en el tiempo

en que marchó al destino

mi alma, casi mi carne,

aquel día aciago, cuando el invierno

nos teñía de frío.

 Se me fue la memoria

o la echaron, a empujones de rabia;

me quedé sin recuerdos,

como casa vacía, con el hogar extinto.

 Las cortinas bajadas

y el silencio impío

de las casas calladas.

Así, se me quedó la mente

en ese invierno frío

cuando tú te marchaste.

Mientras,  se me  iban los tiempos

y los ojos se velaron de miedo;

 en el pecho un hueco

profundo y mesurado,

se me cubrió de escarcha

con un dolor helado.

.

Ese hueco vacío

ese rincón oscuro

¿duró solo ese invierno,

o fue mucho más tiempo?

No sabría decirte, porque no lo recuerdo.

 

Fueron días y noches

envuelta en las sombras

que me envolvían toda

y yo, como un juguete

caminaba, comía

sin tino y sin memoria.

Por eso, el pensamiento, se apiadó

de mi aciaga existencia,

borrando aquel tormento,

dejándome hasta inerme

sin mención y sin voces,

pero no sin recuerdos.

María Toca

Santander-5-9-2017. 18,02

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.