Guijarro de camino, apenas nada

DSC_0265~2

Volvemos a subir aquella cuesta
a desprendernos de las empalizadas
que sutiles, nos hacen el camino
mas lento, abrupto, dejando nuestro aliento
cansado, con la sensación
de no ser nada.

No ser nada o  ser solo un escorzo

que trasmuta, en polvo

tan liviano

que apenas deja rastro en el espejo.

Abandonado al borde del camino,

un rastrojo,  tan solo un guijarro

que se mueve apañado por el viento

sin más voluntad que ir socavando

los oscuros cimientos de las sombras.

Mirarse en el espejo de la  ausencia

contemplar la transparencia de la senda

y ver, que callada,

se mueve la conciencia,

entre el cañizal y la galerna.

Subiendo la escalera de la nada.

Santander-6-9-2016. 18,43

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.