Eso nunca se olvida

531720_543943068983654_346817625_n

A veces se me olvida que entraron los furtivos

en mi pecho, y robaron mi alma;

se me olvida, que quedó un hueco infame

en donde antes hubo, un corazón alado.

Se me olvida el dolor, las lágrimas, el hambre

de abrazos olvidados

y como si no quisiera, sonrío, con mesura.

Incluso, a veces, lo confieso, puedo reír y río

como si en es sutil  explosión de alegría

me crecieran las alas

y de nuevo, con cautela,  con pausa,

volara a ras de tierra.

Se me olvida el dolor,

me crece, de forma solapada,

una incierta alegría;

quizá  pudiera ser, recompensa y soldada

de los tiempos aciagos

en que apenas vivía.

Lo que no se me olvida,

jamás, aunque quisiera,

es tu sonrisa, y tus ojos,

cuando aún te tenía.

Eso, nunca, me oyes,

nunca se me olvida

porque crece conmigo

en el hueco punzante

que dejó el corazón,

cuando tú te marchaste.

Santander- 18-2-2016. 840 días sin ti, pero contigo

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.