El Probador (microrrelato)

 

o

Equivoqué  mis pasos, esta tarde, aturdido por el ruido y las luces. No tenía costumbre de comprar solo. Comenzaba a lamentar mi suerte o la ineptitud, buscando con ahínco el rotulo que indicara: sección de caballeros, cuando volteé los ojos, chocándome con ella. Ella no era ella, sino un vago reflejo en el espejo, que desde el ángulo muerto de la escalera eléctrica, contemplé con arrobo. Una espalda, jugosa, que anticipaba una tersura tibia, como de piel de angora; la curva de sus ancas, y el suave reboleo del seno que vibraba al compás de unos movimientos gatunos y perversos. Ella era piel. Me dejó perplejo e incendiado, hasta que se volvió. Contempló mi mirada, adivinó la angostura de un deseo que saltaba con chispas, por mis ojos, a todo lo que no fuera la visión de su cuerpo a medio vestir, en el espejo. Cerró dando un portazo, y yo seguí buscando el rotulo. Debía comprarme unos pantalones, sin demora. La tarde ya no fue la misma. Su imagen pesaba demasiado.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.