El fin de su camino

Desgastadas las manos de asir

las bridas escuetas de la muerte,

 los pies, con sangre, descalabrados

y con polvo de camino, ensangrentados,

de tanto andar y andar por las esquinas

de esta vida, que surca como un barco,

agazapada , en busca de  la suerte.

Pertrechada de soga,  cuchillo y cordel

con que hacer brida, me hallo,

encumbrada en lo alto de mi efigie,

contemplando como pasa la vida sin recato,

tornándose  gris el calendario.

Con mi cabello  trasformado en plata argenta

y la piel cuarteada con sigilo

del tiempo y su vieja costumbre,

de posar  huellas y dejar seña a su paso

entre los visillos de mi alcoba

desnudos y vaciados los armarios.

Así, me  halla quien espero,

el compañero de cuitas, avatares y reproches,

que llegue a mi puerta cualquier noche

y me  encuentra preparada para el viaje,

con maleta,  pertrecho bien anclado

y mi cuerpo abrigado para el invierno que ha pasado.

 

Así, de forma inesperada, haré el camino

que me resta por andar, en el estío

de la vida que a poco halla su meta

y el fin del recorrido, bien andado.

María Toca

Santander- 19-04-2019. 0,33

 

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.