Desnuda el alma, cuando ama

255486_431935583510978_888766830_n

Se  desnuda el alma

como un fresno viejo en el sutil otoño

cuando ama

y se despoja de lo sobrante

quedando, tan solo con las ramas, que le atan

a una tierra palpitante.

El alma se torna abrevadero

donde avía la sed la sementera,

y vuelan golondrinas por aleros

 cantando las luciérnagas

en noches sin luna,

y hasta los aguaceros

anuncian que se torna

el corazón adecentado

en el preludio de un amor,

 que no tiene fisuras.

Con las dudas

que  encienden las antorchas entornadas,

en mil hogueras  que refulgen

en medio de la noche,

incendiadas.

Así, desnuda, sin ropajes

ni oropeles, el alma, se coteja

con el amado

y sueña con enormes y encajadas

sementeras

donde sembrar sus flores

y dejar a la escarcha y el aguacero

que se torne beneficio y los fecunde

sin menoscabo de saberse frágil,

encumbrada en el cenit de su goce

al tiempo,

que en breve, se diluye y fenece.

Santander-17-6-2016

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.