De no verte

Se me heló el aliento de nombrarte

a fuerza de no encontrarte en las esquinas

y no saber ni donde hallarte,

se me heló la carne

que no tiene  ni sombra ni donaire.

 Se me heló el alma de no verte

en los amaneceres fríos de mi cama

envuelta de oropeles mi memoria

mientras las sábanas se enfriaban como escarcha.

Se cruzaron las manos en el fiero regazo

mientras la muerte gélida acechaba;

de no verte, se me nubló la vista

velada cual telón de terciopelo.

Y la sonrisa quedó cuajada para siempre,

cual helada flor de invernadero,

circunscrita tan solo a mi boca

mientras se agriaban estos labios

de no renacer al ser besados.

De no verte, se subsumió el alma

y bajó hasta el infierno la certeza

de saber que un futuro sin ti es aquelarre,

porque apenas   se vivir ya sin quererte.

María Toca

Santander-08-12-2018. 23,37.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.