Curar el corazón herido

10411845_769155619781596_6199576490119401910_n

Recogí un corazón adamascado,

maltrecho, troceado,

y durante un tiempo lo acuné con denuedo

intentando alimentarlo en un pecho,

de amplitud inmensa, conocido

que yacía vacío y en barbecho.

Por eso, de no tener el órgano centrado

 ni en condición preclara,

lo acunaba, a veces con lágrimas,

otras con sueños, o con vacíos

que aparentaban fuerza concentrada.

Durante años, lo curé mientras andaba,

socavando el destino, labrandome la vida

y me acadabraba el dolor y la simiente

de saberme sola y sin presente.

Tan presta, me sentía, que acabé cansada

de tanto cubrir tantas heridas,

en un corazón, que roto, silente, compartía.

Al curarlas, surgieron otras

y otras, en vana compañía,

de tiempo, de memoria y de historia,,

tanto, que desistí de  aquel intento,

dejándole, herido, pero dentro,

en mi pecho, cabalgando por la vida,

sin apenas, preocuparme de la herida

Santander 4-9-15- 14,16

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.