Cuando vuelvo, el nido está vacío

mujer

Regreso. Los pasos van silentes

por la ciudad que calla,

con su luz somnolienta

se mece  con la desgana

de quien está perdido

y no quiere encontrarla.

De camino, al laberinto ciego

que encuentro cada noche

en mi casa, escondido.

Vuelvo, como siempre,

a la casa vacía, que apenas hace nido.

Hoy, la encuentro más sola,

entra el frío en sus alas,

como si fuera ayer,

cuando te hubieras ido.

Los pasos se entremezclan

con el sudor y el ruido

de los coches que mesan

el asfalto encendido.

Yo,  camino despacio,

con pereza, sin tino.

Quizá no vuelva nunca

a emprender el camino

que me lleve de vuelta

a la casa vacía

y al yerto destino.

Madrid-21-11-15. 23,58.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.