Cuando la sonrisa era costumbre

1796431_730675990303601_8822965832688884385_n

Solía ser así el despertar,

adornado con la sonrisa leve

de la esperanza, aún sin serlo,

acompañado del tiempo, la memoria

renuente, compacta y extractada.

Solía ser así, cada mañana,

como si al nacer el  día,

llegara, de nuevo, con la aurora

la incierta y sopesada  alegría

mechada de despertares hueros.

A lo lejos,  quedaba,

la memoria de cosas, los sucesos

que, a fuer de ser inanes, daban  pauta

y abrían la conciencia con premura

para, a golpes de incertidumbre

recoger lo sembrado y la sonrisa.

Solía ser así, era costumbre,

hasta que el destino se cruzó

entre las manos, y obrara el descalabro,

que nubla la escarcha y adolece

de una incierta nostalgia,

de otros amaneceres.

Amaneceres sutiles, de esperanza,

esos que brillaban, con la sonrisa puesta

mientras que ahora, en presente,

tan solo abrir los ojos ya me cuesta.

Santander-28-9-15, 19,24

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.