Cárceles labradas por nosotros

231140_448970191807517_1946269541_n

Hemos tirado los muros de argamasa

mechados con piedras y alambres,

con fuerza los derribaron nuestras manos

mientras algunos contemplaban en lo alto

y nos convencieron de que la narración

estaba ya resuelta.

En tanto desbravamos  horizontes

almas penadas, esclavas y muy pobres

construyeron, apenas, sin notarse,

 paredes muy livianas

de  cristal forjado con mil lágrimas

y tejido con hilos  en madeja

que sujetan y  atan los desmanes.

Apenas vimos el contraste

ni sentimos las cadenas, alegres, como estábamos

contemplando que los muros desplomaban

los viejos cimientos de la historia.

Ellos, los poderosos, esos que ensucian y apalean

labraron, prestos, raudos

la nueva cárcel de cristal y de opereta;

en ella entramos,  tal como rebaño

atando a yunque recio nuestra mente,

el aire y el oxigeno, que aún  respiramos.

Apresados, vulnerables, hoy estamos

en prisión levantada con las manos

que , soslayando la consigna, les prestamos.

¡A ver, ahora, como nos andamos

sin aire, con pies y sin cabeza!

Santander-1-8-2016. 18,48.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.