Camino

Mi camino fue empedrado de luchas continúas,

en franco desatino

que ni dejaban hueco para descanso

ni apenas un respiro.

Mi camino empedrado de furias desatadas

se me hizo muy canso, tal que subir la cuesta

cargada de piedras encadenadas a la espalda,

sin agua y sin que mano amiga consolara.

Sin descanso, apenas sin morada

saltando de un dolor a otro

sin pausa ni certidumbre

de fin cercano y esperado.

El camino fue siempre solitario,

cruel forma de andar, dolor

que no dejó fisura a la intemperie,

ni  que apoyar pudiera mi cabeza

en un hombro vecino

para que el alma, derrotada,

pudiera tomar vuelo, enarbolada

y levantar de nuevo la cerviz.

Mi camino se hizo escarcha en duras madrugadas

y le cuajó el frío de nieve sin fundido…

por eso, quizá fuera que ya se hizo costumbre

y me forjó una carne incólume

y a fuerza de ser tan devastada,

al fin me hizo más fuerte.

Mi camino ha sido, una guerra sin tregua inacabada.

María Toca

Santander-25-12-2018. 12,47.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.