Camino del infierno

Tal que el temblor del visillo en la ventana

o la hoja reseca que bulle por el viento

y la cosecha agraz, fenece en el cañizo,

se me escarchan las carnes cuando sale el olvido

y se me arrumban entre el dolor y el miedo.

A vivir encelada en rumores de sueño

se le llama vivir, mas yo creo que es vano

el camino que se anda, en pos de los senderos

esos en que la nieve, los decora en invierno.

Si persiguen las sombras y las nostalgias viejas

se preñan de las nubes que prenden a lo lejos,

el cielo se ennegrece y se mutilan solos

 gritando tal que orates, los caireles de espanto.

El dolor se hace río, se humedecen los paramos

y la fuente de olvido, se estremece al paso,

de las viejas nostalgias, de los temores viejos.

El olvido, se mece. El silencio se cierne

y yo huyo encelada, rauda,

camino del infierno.

María Toca

Santander-19-11-2017. 20,41

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.