Andadura

389786_542659495778678_668524638_n

Ese viejo corazón, sigue latiendo,

maltrecho, desconchado,  se reanuda

con el sonido del viento por delante

y ampliando el de las olas, cuando duerme.

Esa boca surcada de caminos

le cuesta, pero sonríe vagamente;

besa, se deja acariciar por la frescura

del agua clara, cuando la sed aprieta

y queda aun trecho, por caminar.

Los ojos, que vieron las estrellas

contemplaron noches y días memorables

hoy, se adentran a divisar días y tardes

en que la escarcha alfombra la pradera

contentos de ver y dejarse alumbrar

por los sueños que quedan en simiente.

Esa cabeza que, falla, cuando duele,

aún piensa, decide y se querella

con los que quieren manipularla

con chantajes, de los que huye

y jamás se estremece ni se altera

contestando al tiempo, bien presente.

Esos pasos, cansinos, que no corren

porque desfalcaron la costumbre

de caminar deprisa, a todas partes

y hoy pasean senderos en herrumbre.

Con todo y con eso, me desangro

por la idea de avanzar hacia delante,

amar, ser amada, hacer poesía

y seguir, hasta no tener bastante.

Santander-15-5-2016. 1,58

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.