Amores incendiados

La piel dura, reblandecida

a fuerza de esperas y de anhelos.

Me duele la piel a falta del aliento de besos encendidos

y de caricias lentas de tus manos.

Me duele. Y no puedo acallar

el hambre de otra piel sobre la mía.

Duele el silencio y los deseos

que se ahogan en el vaso

de una redención recién urdida

entre mi deseo y tu ausencia.

Rasgueo de guitarra…

que me llega por la abierta solana

de mi cuarto, solitario

y en espera…

de tu presencia;  mientras tanto

me cubrirá siempre la sombra

de un amor que no ha sido

y que fue la tramoya de un fantasma.

 

Así, en la soledad de mi guarida

concibo los sueños encendidos

mientras mi mano busca

perderse entre las tuyas

y la boca, hambrienta

perdida en un triste desierto

 de sombras encendidas

que cubra la distancia

y nos abrace en mero contubernio

con mi deseo y tu soltura.

 

Hambre, de besos, de piel

de chaladura. Hambre de amar

de sentirme engalanada en unos brazos

mientras huye la soledad despavorida

ahuyentada por el fuego de tu piel

y mi mirada.

 

Con el beso dulce del silencio

me quedo envuelta en los sueños de un estío

que mañana recordaré

como aquel tiempo en que pudiste ser mío

y te volteó el viento a otra guarida.

María Toca

Santander-28-06-2018, 23,44.

Escuchando a J.L.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.