Son las rejas de las propias prisiones

las que más atenazan,

las que cortan el vuelo.

Son los barrotes fijos

de los propios prejuicios,

que nos crecen, a veces,

los que ahogan la calma

y nos dejan vacíos,

como cáscara hueca

batida por el frío.

 

Son los vanos  tabúes

que nos llenan el hueco

de nuestras libertades,

los que nos hacen presos

los que nos amordazan

dejándonos desnudos, hueros,

a merced del destino.

 

Son las palabras escupidas

como dardos violentos;

los vocablos no dichos

los que nos amordazan

y nos dejan sin fuerza

prendidas entre cárceles hueras.

 

Y al fin, llevamos tal que como bagaje

esculpido en las carnes,

la sombra del castigo

que nos hace ser reos

de prisiones sin nombre.

 

Se nos hielan los vientos,

entre mil tempestades

con las manos vacías, portan

raudas, el equipaje

que nos lastra y nos deja

exudando crueldades.

María Toca

Santander-25-03-2018. 16,42.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.