Fascinada por el Señor Presidente

raj

Me declaro fascinada por Rajoy. Sí, me han leído bien. Reconozco el  menosprecio que sentí cuando fue elegido. Ese siseo, ese decir cosas obvias, ese tono monocorde, esa cara de alienado…Me engañó como a una tonta, imagino que debieron sentir lo mismo su patrone Aznar y sus más directos acólitos. No entendimos como semejante inane mental pudo llegar a presidencia.

Y nos confiamos. Sus enemigo dentro del partido y los que viramos la cara cuando le vemos. Todos. Confiamos en que a la primera envestida, ese tipo se desplomaría por la inercia de su propia inanidad. Hoy nos damos golpes de pecho todos/as, y pensamos con cierta aquiescencia si los tontos no fuimos nosotros.

Analicemos. Un tipo que consigue mosquear a todos: funcionarios, empresarios medios, emprendedores, trabajadores, mundo de la cultura, de la ciencia, de la universidad. Los gobiernos de Rajoy han descalabrado a todos los gremios. Nos han recortado derechos,  han subido impuestos, nos han manipulado con la impunidad mafiosa de un gobierno dictatorial. Y no se mueve nadie, oiga. Ni una mosca. Esas conferencias de prensa, amenizadas por un plasma tan plano como el discurso del presidente, sin que nadie ose hacer preguntas incomodas, y si se hacen, no se contestan y no pasa nada. Nada de levantarse el gremio de prensa y salir indignados/as, como con otros políticos. Que va. Es como si Mariano los abdujera y se quedaran quietos parados. Embrujados.

Recuerdo los pifostios mediáticos que le montaron a Zapatero, y se me abren las carnes de envidia. Recuerdo los movimientos sísmicos del último gobierno de Gonzalez, cuando el:”Váyase  señor Gonzalez” era el latigillo de moda. ¿Mariano, que les das?rajoy

Que das a ese joven galán, al que de pequeño le debieron decir que era muy guapo, muy listo, que llegaría lejos, pero así, repitiendo hasta mellárselo en la frente, de Albert Rivera, para que se quede prendido a tus plantas, lustrando tus botas y hasta el piso de la Moncloa si  Viri se lo pide. Que das a esa oposición que la tienes perpleja y peripatética sin atreverse a dar un puñetazo en la mesa, o convocar movilizaciones, o lo que sea. Que das a los miembros decentes (alguno debe quedar) e inteligentes de tu partido ¿? para que callen y como una sola voz te canten loores y primores sin ninguna rebeldía, tragando día a día paletadas de basura, que unas veces llega de Comunidad Valenciana, otras de Galicia (ay el chorrito de Feijoo) o de cualquier punto de la geografía patria. Que les das a liberales militantes cuando ven que la deuda pública (sí, esa que tanto aprieta para recortar, que tanto valoráis los liberalotes) toca techo hasta altura sideral, mientras se siguen subvencionado empresas ruinosas, pagando mordidas y despilfarrando en cosas innecesarias.rajoyyy

Me quito el sombrero, Mariano, ante tu estrategia, que es quedarte quieto, con esa mirada tuya extraviada, de no saber si subes o si bajas. No hacer nada, esperar, vencer por inacción al enemigo, dejarle exhausto a base de inactividad, perplejo ante la estrategia de caracol que mantienes.  Te está resultando. Gobernarás, nos dejarás expoliados, por lo mal gestor que eres, por gobernante inane rodeado de vasallos más tontos que tú, para que no te respondan ni te hagan sombra (es peligroso, los defenestras en cero coma) Pero habrás ganado, serás un presidente de gobierno longevo, eterno. El que descansa en el Valle de los Caídos, está al acecho, de la que vas le ganas en tiempo. Y sin hacer nada, dejando que los demás se equivoquen. Como él.

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en artículo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.