Cuando nadie me ve

12038082_1658082324464516_1742183936160328537_n

A veces cuando nadie me ve

me disfrazo de diosa

o me subo a una escoba

que encuentro escondida

en la esquina donde no mira nadie

y me doy una vuelta, volando,

por sitios prohibidos.

Cuando nadie me mira

me rio, torno el gesto

en sarcasmo muy cruel

y soy mala. A tenor de miradas esquivas.

Volando en mi escoba

torno el horizonte en rio de fuego

que, como ser, se parece

al infierno, y navego por él.

Me torno muy bruja, muy mala,

 cuando nadie me ve,

dejo la sonrisa, colgada

en la fuente,  bebo del veneno

que me vuelve amenaza

tan solo,si estoy solitaria.

Me pongo el disfraz de enemiga

torno a volcar ironías

y luego regreso al hogar,

calmada, vacía de vida.

Cuando nadie me ve,

puedo ser paria, sangrienta

convertida en bruja de cuento,

con   mirada vidriosa

y las pupilas amarillas de tanto mirar.

Me desdibujo, en soledad

bramo aqularres; cuando nadie me mira

y me convierto en bruja,

si nadie me espía.

Santander- 14-6-2016. 10,49

Acerca de Maria

Escritora María Toca: 1ºPremio Ateneo de Onda Novela, 2016: Son Celosos los Dioses 2ºPremio de Relato Ateneo de Fraga: El Paseador, 2014 Finalista Premio Internacional de Relato Hemingway, 2013 Finalista de varios premios más de relato. Poeta Articulista/Coordinadora/ Fundadora de LA PAJARERA MAGAZINE. Obra publicada: Novela: El Viaje a los Cien Universos Son Celosos los Dioses Relatos coral: Vidas que Cuentan
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.